Fútbol. Primera Federación

Injusta derrota del Mérida

El Málaga se lleva los puntos en un encuentro en el que el cuadro extremeño dio buenas sensaciones

Pelea por un balón durante el partido de este domingo.

Pelea por un balón durante el partido de este domingo. / ÁREA 11

1-Mérida: Juan Palomares, Pipe (Akito, min.79), Bonaque, Bourdal, Llácer (Prada, min.56), Ismael Gutiérrez (Acosta, min.56), Ben Hamed, Padilla (Elejalde, min.56), Sandoval, Beneit y Chuma (Escardó, min.70).

2-Málaga: Herrero, Gabilondo, Einar, Murillo, Víctor García, Genaro, Dani Lorenzo (Aaron Ochoa, min.79), David Larrubia (Dani Sánchez, min.46), Kevin Medina (Juampe, min.46), Dioni (Antoñito, min.85) y Roberto Fernández.

Goles: 0-1 Roberto, min.17 (penalti); 1-1 Chuma, min.21; 1-2 Larrubia, min.32.

Árbitro: Manuel Pérez Hernández (Madrid). Tarjetas a Bonaque, Gutiérrez, Sandoval y Escardó. A los visitantes Dani Lorenzo, Fernández y Antoñito.

Incidencias: Romano José Fouto. 3654 espectadores.

El Mérida tenía la oportunidad de cambiar su tendencia de manera definitiva con la visita de uno de los gallitos de la categoría como es el Málaga. Si conseguía puntuar ante el cuadro malacitano, sería el tercer encuentro seguido haciéndolo. Sin embargo, a pesar de la derrota (1-2), la imagen mostrada por el cuadro de Manel Ruano, sobre todo en la primera mitad, porta cierto optimismo en la parroquia romana, pues si el equipo mantiene el nivel, lo normal es que termine saliendo de abajo.

La primera media hora del partido fue la mejor de lo que se lleva de temporada. Con un Mérida muy presionante, robando en campo contrario, desactivando el centro del campo rival, haciendo que se muestre muy incómodo y pisando el área contraria.

Las intenciones aparecieron antes del primer minuto, con una cabalgada por la izquierda de Sandoval que terminó con un disparo peligroso desde dentro del área. A los cinco minutos, también hubo una buena jugada atacante que acabó sin remate, pero que terminaba de meter, si no lo estaba ya, también a la grada en el choque. La primera vez que se pudo estirar el Málaga fue en un centro de Larrubia que remató flojo Dioni. La calidad de los malacitanos era tal que no necesitaban ser mejores.

El Mérida siguió presionando. Chuma robó un balón al central y habilitó a Ben Hamed, quien cruzó demasiado la pelota. 

Los equipos que están en la parte baja de la clasificación suelen cometer errores puntuales qu cuestan puntos. Como error se puede definir el penalti que realizaron al alimón entre Bonaque y Llácer al encimar a Roberto cuando el delantero estaba de espaldas a portería y saliendo fuera del área. El propio Roberto hizo el 0-1.

Reacción

Pese al mazazo, siguieron con la misma tónica dominante para que cuatro minutos después, Ben Hamed, otra vez el mejor de los suyos, filtrara un pase medido para dar ventaja a Sandoval y que este pusiera en bandeja el gol a Chuma que solo tuvo que empujarla. Golazo de tiralíneas para poner justicia.

Celebración del gol de Chuma.

Celebración del gol de Chuma. / ÁREA 11

Ante un equipo con tanta calidad, no necesita dominar para crear peligro, solo es necesario que el rival se despiste un poco, tal y como ocurrió en el segundo gol visitante. Dani Lorenzo encontró un buen espacio en el carril del diez, metió un centro raso y Larrubia, anticipándose a Llácer marcó de primeras desde dentro del área. El mediapunta no quiso celebrar el gol por su pasado romano.  

Este segundo gol sí le hizo daño al cuadro local, y llegaron los mejores minutos visitantes, que estuvieron muy cerca de hacer el tercero, pero Llácer salvaría el remate de Dioni. Esta fue una jugada clave, pues, si a las sensaciones que estaban cambiando a favor de los malagueños, se le suma un tercer tanto, y tan cerca del descanso, quizá hubiera sido definitivo

Quedaría tiempo para la jugada más polémica, cuando se le fue anulado un gol a Sandoval por fuera de juego. El tanto hubiera sido psicológico, pero por lo menos sirvió para que se llegara al receso con la sensación que los localesmiraban de cara al partido.

Los dos entrenadores, saludándose.

Los dos entrenadores, saludándose. / ÁREA 11

La segunda mitad tuvo mucha menos historia. El Málaga quiso ser muy contemplativo, sin tener sustos atrás, aunque eso sacrificara el poder ofensivo. Sergio Pellicer, técnico visitante, lo consiguió al no haber prácticamente ocasiones de peligro de ninguno. El Mérida lo siguió intentando, pero sin remate. Desde el banquillo se buscaron todas las alternativas posibles. El equipo acabó con todos los jugadores ofensivos, excepto Chuma fundido y por el que salió Escardó. Al final, la derrota supone a nivel clasificatorio alejarse del objetivo, pero en sensaciones, este partido debe ser el punto de partida hacia el que ir.

Ruano: "Jugando así es como podemos puntuar"

«Se nos queda cara de tonto». Así valoraba el entrenador del Mérida, Manel Ruano, la derrota cosechada por su equipo, explicando que «el equipo ha pegado un cambio muy importante, creo que ha hecho una gran primera parte, ante un grandísimo equipo. En el primer tiempo ha sido determinante su calidad, hemos tenido más ocasiones que ellos. En la segunda parte, han renunciado a atacar y nos ha faltado algo más». En resumen, «yo creo que el punto hubiera sido justo”. Ruano también se quejó de que «las decisiones arbitrales todas han ido en contra. El penalti es infantil, pero el fuera de juego es de VAR». Más allá del partido, el técnico entendía que “a los jugadores, como vengo diciendo, no le podemos exigir más por el trabajo que hacen, me sabe muy mal por ellos porque hoy no ha tenido recompensa». Por eso entendía que «jugando y compitiendo así, es como podemos lograr puntos».

El entrenador del Málaga, Sergio Pellicer, por su parte, reconocía que «nos ha costado muchísimo, a pesar del resultado a favor de la primera parte. No estábamos cómodos. Viendo el estado del terreno de juego y que no estábamos nítidos, hemos decidido cambiar. El resultado no era acorde a lo que nosotros pensábamos. En la segunda parte hemos cambiado la forma de jugar para ser más fuertes por dentro y presionar con dos puntas». Por todo esto, el técnico afirmaba que había sido un partido «muy sufrido que había que ganar. De aquí a un tiempo nos acordaremos de los tres puntos. Ha sido muy difícil».