Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Kuwait, Irak y Omán anunciaron este domingo que, a partir del mes de mayo y hasta finales de 2023, aplicarán una reducción "voluntaria" de la producción de petróleo adicional a la ya acordada en la reunión de la OPEP a finales del año pasado, informaron fuentes oficiales.

De esta forma, Arabia Saudí aplicará una reducción adicional de medio millón de barriles diarios; Emiratos de 144.000 barriles diarios; Kuwait de 128.000 barriles diarios; Irak de 211.000; y Omán de 40.000, según las agencias de noticias oficiales de estos países árabes: SPA, WAM, KUNA, INA y ONA, respectivamente.

Asimismo, apuntaron que estas reducciones "voluntarias" se han acordado "en coordinación con algunos otros países participantes" de la OPEP+, que no especificaron.

El pasado octubre, los países de la OPEP acordaron reducir la producción de crudo en dos millones de barriles por día hasta finales de 2023.

"Este recorte voluntario se suma a la reducción de producción acordada en la trigésimo tercera Reunión Ministerial" de la OPEP+ celebrada el pasado octubre, indicaron las agencias saudí y emiratí, que añadieron que esta "medida cautelar" tiene el objetivo de "apoyar la estabilidad del mercado petrolero".

El Ministerio de Petróleo de Irak, por su parte, indicó que el recorte se ha acordado también para "hacer frente a los desafíos a los que se enfrenta el mercado mundial de petróleo y lograr un equilibrio entre la oferta y la demanda".

Asimismo, recordó que esta nueva medida fue tomada "de manera que no contradiga la política anterior de reducción".

Esta decisión se produce en la víspera de que un comité de la alianza petrolera OPEP+, liderada por Arabia Saudí y Rusia, evalúe en una teleconferencia si la situación actual del mercado justifica un reajuste de su oferta conjunta de crudo.