Ha sido el mejor año de su vida, pero la intención es que esto solo sea el principio. Vicio ha abierto 14 establecimientos en 2022, ha multiplicado por cinco su volumen de ingresos hasta alcanzar una facturación de casi 20 millones de euros y ha logrado hacer rentable su negocio. Y la idea es mantener el ritmo los próximos años. Para muestra, lo que ha ocurrido en los tres primeros meses de 2023: la empresa fundada por el ganador de Masterchef Aleix Puig y el emprendedor Oriol de Pablo planea abrir en diez nuevas ciudades y llegar a los 40 millones de euros de ingresos a final de año. Además, acaba de cerrar una ronda de financiación de 17 millones de euros que les asocia con Leo Messi, entre otros.

La operación la ha liderado el fondo de capital riesgo Iris Ventures, que, en palabras de su fundadora, Montse Suárez, ha encontrado en Vicio una empresa con “visión de revolucionar el mercado español del ‘fast food’ con un concepto innovador, apostando por un producto de primera calidad, la digitalización del servicio y el poder de la marca”. La compañía tiene a día de hoy 15 hamburgueserías abiertas, pero el 90% de su actividad reposa en la entrega a domicilio, que es su sello desde el principio.

También Griezmann

Estos 17 millones de euros también provienen de las sociedades de Barlon Capital gestionadas por Javier Rubió y que cuentan entre sus accionistas a los futbolistas Leo Messi y a Antoine Griezmann, a partir de ahora, también accionistas de la compañía.

“Hemos dado un salto muy grande este año y ahora cerramos una potente ronda para subir el siguiente escalón: convertirnos en una compañía de 40 millones, luego en una de 80-100 y luego en una de 150 millones en tres años”, perfila Puig, que destinará el dinero a crecer en restaurantes (primero en Zaragoza y a continuación en dos ciudades de Andalucía aún no desveladas), a márketing y a contratar a gente.

En sus oficinas trabajan ahora 55 personas y el objetivo es ser 90 a final de año. Del mismo modo, en total son 430 y el rumbo está puesto en empezar el año que viene habiendo doblado esta cifra. “Vicio es ‘delivery’ y lo será siempre porque ese es nuestro motor, lo que ocurre es que pivotamos porque queremos más gente en los restaurantes, establecimientos más experienciales… queremos ser el McDonald's de las nuevas generaciones”, apunta este emprendedor.

¿Sobrevivir o crecer?

El mérito colateral de la ronda es haberla levantado en un momento en que el capital riesgo está mucho más conservador con sus inversiones que hace solo un año. Pero entre los fundadores de Vicio, que ya no poseen la mayor parte del capital, eso no preocupa un pelo. “La pregunta es, ¿necesitas el dinero para sobrevivir o para crecer?”, plantea Puig, que se identifica sin dudar en el segundo grupo.

“Nosotros vamos teniendo una base sostenible: tenemos unos ingresos, un coste de producto, un coste de personal, y, luego, un margen que está bien, porque no vendemos por debajo de lo que nos cuesta”, profundiza el cofundador de la compañía. “Si quiero que Rosalía nos haga un par de anuncios al año, me como margen; si quiero fichar perfiles potentes, me como otro poco de margen, pero ese margen va vinculado al crecimiento que yo quiera”, concluye.