Mañana es un día marcado en rojo desde hace mucho tiempo en el calendario de Antonio José Bollas. Este joven extremeño graduado en Medicina es uno de los aspirantes a las plazas de Formación Sanitaria Especializada, cuyos exámenes se celebran este sábado, 27 de marzo, en toda en España. Él realizará en concreto el examen MIR (Médico Interno Residente) y aspira a conseguir alguna de las plazas ofertadas dentro o fuera de la comunidad. Superar esta prueba, de 4 horas de duración, es necesario para poder formarse como facultativo especialista y la formación especializada es, a su vez, imprescindible para poder trabajar posteriormente en el sistema sanitario público.

Apenas faltan horas para el examen que marcará su futuro y lo afronta «con mucha calma» y «tranquilidad», e intentando controlar al máximo los nervios. Se juega mucho. «Es un momento crucial para un médico; el 90% de la nota final que te permite elegir la plaza y especialidad que deseas es el examen de mañana», explica. El 10% restante de la nota es la calificación de la carrera.

Por eso, desde que acabó el sexto curso de Medicina el año pasado en la UEx comenzó a prepararse el MIR. «Prácticamente desde junio del 2020 llevo estudiando unas 12 horas diarias. Dicen que lo habitual es descansar los domingos, pero en la práctica también se aprovechan», cuenta. Como la mayoría de los futuros residentes, para prepararse esta dura prueba está apuntado a una academia, «pero luego cada uno adapta el plan que te proponen a sus circunstancias», apunta.

Su objetivo es lograr alguna plaza para formarse como cardiólogo. Es su primera opción, pero tampoco descarta Medicina Interna, Cirugía Cardiovascular... «cuando salgan las notas habrá que adaptarse a lo que haya».

Como para este joven médico de Valverde de Leganés (Badajoz), mañana será un día clave para otros muchos extremeños. Se la juegan especialmente los médicos, dado que la formación sanitaria es obligatoria para el desempleo de su trabajo, por eso Medicina concentra la mayoría de las plazas de residente ofertadas. Hay más de 7.900 en el país, 215 de ellas en Extremadura (29 más que hace un año).

La paradoja que se vislumbra a nivel nacional es que la convocatoria actual tiene la mayor oferta de vacantes MIR (7.989 en toda España, 374 más que el año pasado), sin embargo, hay menos aspirantes que en otras ocasiones (14.425, unos 1,700 menos que en 2020). Una de las razones es que ante la crisis sanitaria motivada por el covid-19, hay graduados en Medicina que han decidido aparcar la preparación de este examen porque están trabajando. «Sé de compañeros recién graduados que han estado trabajando en este último año, es cierto, pero no en el SES, sino en entidades privadas», cuenta Bollas. No es su caso, pero él y un grupo de compañeros de su clase, el último curso de la carrera, estuvieron el año pasado apoyando al Servicio de Urgencias y Emergencias 112 extremeño, en la atención telefónica, durante las primeras semanas de la pandemia.

El resto de especialidades sanitarias

Pero Medicina no es la única especialidad con plazas en liza para especializarse en el sistema de salud público. Además de las MIR, la región oferta otras 51 plazas para distintas especialidades de Enfermería, cinco de Farmacia, otras cinco de Psicología, dos de Biología y una de Física.

En total, Extremadura ofrece 279 plazas de formación sanitaria especializada que se cubrirán una vez que se resuelvan los exámenes de las distintas especialidades que se celebran mañana en toda España. En Extremadura se realizan en dos sedes: la Facultad de Económicas y Empresariales de Badajoz y en la Escuela Politécnica de Cáceres. Allí acudirán más de 700 aspirantes de la región, que en función del resultado de las pruebas decidirán si optan por ocupar las plazas de formación en el sistema sanitario extremeño o en el cualquier otra comunidad del país. En el conjunto nacional, mañana se examinarán más de 29.200 aspirantes que optan a 10.249 plazas de formación sanitaria en todo el país.