EL FUTURO DEL SECTOR AGROGANADERO

El convenio del campo vuelve a la mesa negociadora con Afruex

Apag Extremadura y UPA-UCE aceptan ir a la nueva composición tras la sentencia del TSJEx. Deben abordar el nuevo marco laboral y dilucidar el actual, anulado por la justicia

Apag y UPA se suman a la nueva mesa negociadora del convenio del campo con Afruex

Apag y UPA se suman a la nueva mesa negociadora del convenio del campo con Afruex

El campo vuelve a sentarse a negociar el convenio colectivo que rige la relación laboral de más de 65.000 contratos de la región y cuenta con un actor más en la mesa tras la incorporación de la Asociación de Fruticultores de Extremadura (Afruex) por decisión judicial. La constitución se completó este miércoles, después de que Apag Extremadura Asaja y UPA-UCE decidieran sumarse tras la negativa inicial a hacerlo por la incorporación de Afruex (ya se habían sentado con los fruticultortes Asaja Extremadura y COAG, además de los sindicatos UGT y CCCO). Hay que recordar que el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura dio la razón a Afruex el pasado mes de enero al anular el convenio del campo aprobado en 2020 y ratificar además su «legitimación» para formar parte de la mesa negociadora tal y como reclamaban.

Tanto Apag Extremadura Asaja como UPA-UCE recalcaron ayer que el cambio de planteamiento obedece a su «responsabilidad» con el sector y con sus representados. El presidente de la organización agraria, Juan Metidieri, apuntó que siguen manteniendo dudas sobre las garantías jurídicas relativas a la composición de la nueva mesa de negociación «pero nosotros no podíamos estar ausentes de dicha mesa puesto que somos la organización agraria con mayor representación del campo extremeño y la única que fue legitimada por la justicia», señaló. «Queremos buscar un convenio que sea beneficioso para las partes y, sobre todo, buscar soluciones al problema que se ha generado con la nulidad del convenio firmado en el 2020», añadió.

El secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas, recordó que el convenio del campo «ha sido un instrumento muy importante para dar estabilidad al sector y paz social, y para disponer de mano de obra cuando lo necesitamos». «Lo importante es que pueda existir un convenio y en eso vamos a seguir trabajando como hemos hecho siempre, convencidos de que todos tenemos mucho que ganar con un convenio aunque suponga que perdamos algo», señaló.

Afruex, por su parte, valora su nuevo protagonismo en la negociación: «Estamos muy satisfechos de que las dos organizaciones que no confirmaron su presencia inicialmente se hayan sumado ahora y estamos muy satisfechos de que esté todo el mundo que tenga algo que decir para sacar adelante un convenio moderno y fuerte para el sector», valoró tras la reunión el gerente de Afruex, Miguel Ángel Gómez.

Segunda cita

La negociación se abrió oficialmente el pasado 29 de marzo con Asaja Extremadura, COAG y Afruex (por parte de la patronal) y las organizaciones sindicales UGT y CCOO. Sobre la mesa está la definición de un nuevo convenio, pero también dilucidar la situación del actual marco laboral tras anularse el convenio anterior por el TSJEx. La decisión judicial está recurrida por opas y sindicatos pero la interpretación entre la patronal y las organizaciones sindicales ahora difiere sobre el nuevo escenario mientras se pronuncia la justicia. Los sindicatos interpretan que la sentencia supone la vuelta al momento en el que comenzó a negociarse el anterior convenio y que por tanto el convenio estaría ahora en ese punto, con el año de ultraactividad, y al menos una parte de la patronal entiende que la contratación se rige ahora por el Estatuto de los Trabajadores. «La sentencia nos devuelve al momento inicial de la negociación. En todo caso, nosotros queremos trabajar en un convenio que pueda estar listo en primavera», apuntó el secretario general de FICA-UGT Ricardo Salaya.

Junto a eso, la patronal tiene que decidir en los próximos días cómo se va a repartir la representatividad en la mesa con la incorporación de Afruex, que aglutina a un elevado número de empresas. La distribución de la representatividad fija un 50% para la patronal y un 50% para los sindicatos.

Las claves

Nueva mesa: Tras firmarse el convenio Afruex demandó en los tribunales que la mesa no estaba legitimada. El TSJEx lo anuló y decidió que Afruex debía estar en la mesa.

Nuevo convenio: El convenio de 2020 está anulado desde enero por la sentencia del TSJEx y no hay consenso en las partes sobre qué supone eso en el marco laboral.