A estas alturas del año el conglomerado de empresas que promueve el matadero de ibérico en Zafra debería estar comenzando con la selección de trabajadores para poner en marcha la instalación esta montanera, pero Cibex (Complejo Ibérico de Extremadura) da ya casi por imposible que la instalación pueda ponerse en marcha antes de que termine la campaña y señala como responsable al Ayuntamiento de Zafra, que debía hacerse cargo de la puesta en funcionamiento de una acometida de energía eléctrica para el polígono industrial en el que se levanta la instalación, que no hará finalmente. «Lo ha decidido recientemente el ayuntamiento de forma unilateral y supone un auténtico jarro de agua fría para el desarrollo del proyecto y una merma de la confianza en la palabra y compromisos firmados», señalan desde Cibex. 

La cuestión, según los empresarios, es que en la decisión de levantar el matadero en terrenos de Zafra estuvo directamente relacionada con el compromiso que adquirió el consistorio de ocuparse de tramitar y ejecutar esa actuación básica para dotar de energía al polígono empresarial en el que se asienta el proyecto y en el que estaba previsto también al menos otra instalación relacionada con la actividad de este matadero. 

El proyecto está al 70% y tenía previsto iniciar en el mes de enero los sacrificios

«Existían otras opciones, pero se optó por esta parcela, confiados en un compromiso que hoy sabemos que era una promesa imposible. Como empresarios no somos capaces de concebir este tipo de situaciones», señalan los promotores de Cibex. La explicación que se les ha dado desde el consistorio es que no tienen «capacidad administrativa» para ocuparse de esa gestión, según explican.

Varios parones

El problema con la acometida eléctrica supone un nuevo revés en el proyecto, que ha solventado varios parones desde que se inició la tramitación por distintas cuestiones. El proyecto de ejecución avanza en los terrenos de la dehesa boyal de Zafra. La obra está al 70% de ejecución en estos momentos y el 30% que queda por completar supone la fase más ágil de la construcción, con lo que empresa mantenía desde al año pasado la previsión de comenzar con los primeros sacrificios a finales del 2021 o en enero del 2022. 

Ante el nuevo escenario, el consejo de administración ha decidido hacerse cargo por su propios medios de construir esta acometida, lo que, aseguran, supondrá una desviación tanto en el presupuesto como en la planificación: el enganche eléctrico supone más de 4 millones de euros sobre la inversión inicial prevista y entre tres y seis meses de trabajos, lo que en la práctica hace que sea inviable iniciar la actividad en esta montanera. «Estamos haciendo todo lo posible por mantener nuestros compromisos públicos de generación de empleo, aunque lamentablemente no podemos ocultar el hecho de que no será al ritmo que nos hubiera gustado». Cibex prevé crear 100 empleos directos y otros 900 indirectos. 

La empresa asumirá la ejecución de la acometida, pero requieren entre 3 y 6 meses y 4 millones

Paralelamente, los promotores del proyecto trabajan ya con la Junta de Extremadura, a la que le han presentado un plan de apoyo para el que esperan respuesta. 

Con una inversión de 22 millones, el matadero de ibérico que se levanta en Zafra se considera uno de los más relevantes de la península, con 16.000m² construidos, 25.000m² urbanizados, además de una infraestructura esencial para retener en la región al sacrificio y transformación el grueso de los animales que se ceban en sus dehesas: en Extremadura se crían más del 40% de los cerdos ibéricos de todo el país, pero apenas se sacrifica un 14% aquí.