Kiosco

El Periódico Extremadura

las bases reguladoras están pendientes de someterse a información pública

Extremadura destinará 300.000 euros en ayudas contra el cambio climático

Entre otras medidas, el Gobierno regional apuesta por ampliar las zonas verdes y espacios con sombra en los municipios. Las ciudades de Cáceres, Badajoz y Mérida pueden optar a recibir fondos para implantar zonas de bajas emisiones

Vehículos a su paso por la avenida de las Delicias, en Cáceres. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Crear sombreados en calles y plazas, aumentar las zonas verdes y reducir el tráfico son algunas de las medidas que quiere poner en marcha el Gobierno autonómico con el objetivo de ayudar a combatir el cambio climático. Para ello, la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad habilitará una serie de ayudas destinadas a las entidades locales, municipios y entidades que agrupen municipios, con tamaño inferior a 100.000 habitantes, así como a las diputaciones provinciales. La cuantía total asignada a este fin asciende a 290.760 euros

Según informan a este diario desde el departamento regional, la Orden en la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas está pendiente de someterse a información pública para ser publicada en el Diario Oficial de Extremadura (DOE) si no se recoge alegación. El plazo de presentación de solicitudes será de un mes, a contar desde el día siguiente al de la publicación de la resolución de convocatoria correspondiente en el DOE. De esta forma, se prevé que a finales del mes de mayo puedan estar publicadas las ayudas.

En concreto, las subvenciones públicas recogidas en la Orden se articulan a través de dos líneas de ayudas. La primera de ellas está destinada a la aplicación de actuaciones piloto de carácter innovador para la adaptación al cambio climático de espacios urbanos y periurbanos en municipios con menos de 100.000 habitantes. Por una parte, se contemplan intervenciones en espacios públicos orientadas a atenuar el efecto isla de calor urbana (sombreado natural o artificial de calles y plazas, reducción de la impermeabilidad del suelo, captación de aguas pluviales, creación de microclimas con láminas de agua, etcétera). 

Por otro lado, se establecen acciones para la denominada ‘infraestructura urbana verde y azul’: aumento y naturalización de zonas verdes urbanas, protección de fauna y flora silvestre, procesos ecológicos clave, jardines verticales, tejados verdes, restauración o rehabilitación de zonas húmedas, presencia de vegetación adecuada en parques y jardines, restauración de tramos urbanos de ríos, zonas inundables, así como la mejora de la conectividad natural entre el medio urbano y periurbano.

La segunda línea de ayudas es para el diseño e implementación de zonas de bajas emisiones en municipios con una población entre 50.000 y 100.000 habitantes, por lo que solo entrarían en esta horquilla las ciudades de Badajoz, Cáceres y Mérida. A efectos de esta Orden, se considera zona de baja emisión el ámbito delimitado por una Administración pública, en el ejercicio de sus competencias, dentro de su territorio, de carácter continuo, y en el que se aplican restricciones de acceso, circulación y estacionamiento de vehículos para mejorar la calidad del aire y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Compartir el artículo

stats