Kiosco

El Periódico Extremadura

ENTREVISTA Paloma Ovejero Eslava Joven Promesa de los Premios Empresario Extremeño del Año 2022

«Debemos luchar para que todos podamos tener un futuro aquí»

Paloma Ovejero Eslava, Joven Promesa de los Premios Empresario Extremeño del Año 2022 J. VENTURA

Con un doble grado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas, una media de 9,3 en su expediente, y amante de la danza, Paloma Ovejero se enfrenta ahora a otro gran reto: las oposiciones en la carrera Judicial y Fiscal. Joven Promesa 2022 de los Premios Empresario Extremeño del Año confía en las posibilidades de Extremadura como espacio para formarse o poner en marcha una aventura empresarial.  

Ha recibido el premio a la Joven Promesa de los Premios Empresario Extremeño del Año. ¿Esperaba este reconocimiento?

No, me llamaron una mañana y me pilló totalmente desprevenida. Recuerdo que escuché muy atentamente a la compañera que se puso en contacto conmigo, pero completamente en silencio, creo que intentando procesar la información. Me hizo mucha ilusión, claro; llamé a mis padres enseguida para darles la noticia.

Tiene un doble grado en Derecho / Administración y Dirección de Empresas y una media de 9,3 en su expediente. ¿Ha sido difícil lograr esta calificación?

No sé si «difícil» es la respuesta. He dedicado mucho esfuerzo para obtener esos resultados, por supuesto, pero siempre (o casi siempre) he obtenido recompensa. Y me siento afortunada por ello, y también por haber tenido la oportunidad de tener las condiciones familiares y de vida idóneas para poder estudiar, soy consciente de que no siempre es así. Ha sido un camino largo y ha requerido mucho trabajo, pero, al menos para mí, ha sido gratificante. 

¿Cuál es a corto plazo su horizonte profesional? ¿Cuál va a ser su siguiente paso en su formación?

Tuve muchas dudas en quinto, y me planteé muchas opciones: desde la docencia en la Universidad hasta diversas salidas profesionales que me permitieran aunar lo que había aprendido en el doble grado, pero opté por el camino que me había llamado la atención desde pequeña y que fue un poco el motor de entrar en la carrera: las oposiciones para acceder a la Carrera Judicial y Fiscal. Y ahí estoy, por ahora es mi futuro a corto, medio y largo plazo.  No obstante, intento mantener el vínculo con la Universidad porque me gustan la investigación y la docencia. ¡Supongo que siempre me ha costado elegir, y por qué quedarme solo con uno de los dos mundos!

¿Cree que hay que salir fuera de Extremadura para formarse en el mundo financiero?

Honestamente, creo que al menos en las primeras etapas formativas, no hay que salir de Extremadura para casi nada. ADE, igual que Derecho o Historia, por ejemplo, te permiten tener una formación global sobre la materia, en este caso sobre la empresa, su funcionamiento interno y el entorno con que esta interacciona. No obstante, si posteriormente quieres profundizar en un área, tienes que especializarte, y quizá en ese punto sí que necesites contemplar otros horizontes, dentro o fuera del país, pero ese es un paso posterior. 

¿Cree que en Extremadura hay futuro a pesar de todo?

En la línea de lo anterior, aunque siempre nos hayan dicho que no, quiero pensar que sí. A mí siempre me decían que, con mi expediente, iba a «desaprovecharme» quedándome en Extremadura, pero me negué a renegar del lugar que me había visto nacer, crecer y que además me daba la oportunidad de estudiar en mi tierra, en la situación actual, con una bonificación del 99% en primera matrícula, lo que supone una formación universitaria prácticamente gratuita, si sabes y puedes aprovechar la oportunidad. Y el futuro me lo planteo igual, intentaré apostar siempre por mi tierra. Sé que no es igual en todas las áreas, tengo amigos que han tenido que irse de Extremadura porque aquí no había oportunidades para ellos, y lo entiendo; pero por eso lo que hay que reclamar es más inversión en Extremadura, dejar de ser una región olvidada… No sirve de nada renegar, hay que luchar para que todos podamos tener un futuro aquí. 

¿Qué le diría a un joven estudiante extremeño de Empresariales o Derecho?

Que me alegro de que haya decidido quedarse en la UEx, si es el caso. Y que aproveche el tiempo, que estudie; en primer lugar, para aprender, pero también para tener un expediente que le permita elegir las opciones que más le interesen de cara al futuro (a mí me permitió hacer el TFG de Derecho con el profesor Vicente Álvarez García, por ejemplo, sobre un tema que me fascinaba: la liberación de la patente de la vacuna contra la COVID-19) y que le abra puertas el día de mañana. Y disfrutando de la vida de estudiante, porque es compatible. 

¿Cómo valora el tejido empresarial en Extremadura? ¿Cuáles son sus fortalezas y debilidades?

Lo valoro positivamente. En mi opinión, se apuesta por los recursos naturales y las nuevas tecnologías. La Universidad y organismos como FUNDECYT-PCTEX, donde tuve la oportunidad de hacer las prácticas, aportan la investigación e innovación y es el empresario extremeño el que invierte, arriesga y da empleo en nuestra comunidad. La principal desventaja es la propia desconfianza de los extremeños en nuestras potencialidades. Y, desde luego, la falta de infraestructuras, que conduce a algunos empresarios a localizar la sede de su empresa en otras comunidades autónomas u Estados que faciliten en mayor medida los intercambios comerciales. La inversión en infraestructuras, entre ellas las ferroviarias, ayudaría inequívocamente a facilitar esos intercambios, e incentivar así el tejido empresarial extremeño y posicionarlo en el mercado.

¿Cree que la Universidad prepara para trabajar en una empresa?

Como he mencionado antes, la carrera te da una visión global, pero solo con eso no es suficiente. Tanto si quieres formar tu propia empresa, como si quieres trabajar en una, seguramente necesites formarte más. No obstante, sí que me llevo aprendizajes valiosísimos. Uno de ellos, lo que nos decía siempre nuestro profesor de Dirección Estratégica, el profesor Manuel Guisado González, y lo dejo aquí reflejado, porque lo considero aplicable a la empresa y a la vida: hay que tener un plan, una estrategia y unos objetivos; la intuición es una aliada y una buena herramienta, pero no puede ser la única. 

¿Es posible compaginar diversión y tener un currículo como el suyo?

Por favor, ¡Sí! La gran pregunta. Yo he sido siempre muy inquieta, y he tenido muchos intereses, y siempre he podido compaginarlos, en mayor o menor medida, con los estudios. Mi pasión es la danza, empecé con 6 años, y a día de hoy no lo he dejado. En la carrera aproveché también para terminar mi formación en Inglés y Francés, porque disfruto mucho los idiomas. Y ahora con la oposición, mucho más exigente que la Universidad, sigo con la danza, practico deporte, ¡e incluso voy al cine casi todas las semanas! Siempre he dicho que he sido tan buena estudiante precisamente porque no me dedicaba solo a estudiar. Querer hacerlo todo te obliga a organizarte y aprovechar el tiempo.

¿Cree que en Extremadura hay futuro para un emprendedor? ¿Se considera emprendedora?

Probablemente depende del tipo de idea de negocio, no sé si todo tiene cabida. Desde luego, el comercio online e Internet suponen una ventaja que antes no existía, ahora puedes localizar la sede de tu empresa aquí y exportar tus productos y servicios a todo el mundo; eso es una gran oportunidad. Por mi parte, no lo sé. Nunca me lo planteé lo suficientemente en serio como para poder contestar a esa pregunta… Seguramente habría tenido ideas, y desde luego habría puesto todo el esfuerzo y trabajo posibles, pero intuyo que hay componente de suerte y de las oportunidades del entorno que no solo dependería de mí, así que probablemente hace falta una valentía que admiro, pero que no sé si tengo.

¿Qué le parece que se le reconozca a los empresarios el trabajo realizado con unos galardones como los de EL PERIÓDICO?

¡Estupendo! No conocía la existencia de estos premios, investigué un poco y me parece una gran oportunidad de promoción y publicidad, además del reconocimiento que suponen, para los empresarios premiados. Todo lo que sea apostar por la región y su gente, me parece algo imprescindible: probablemente hemos sido una región muy olvidada, pero existe un gran potencial del que debemos enorgullecernos, pero sobre todo en el que debemos invertir y por el que debemos apostar.

Compartir el artículo

stats