El pistacho español sigue creciendo gracias a la Asociación de Productores de Pistacho y Comercializadores (Appistaco). La puesta en marcha de una planta de procesado en Las Navas de San Juan, en Jaén, fue el gran hito de Appistaco el año pasado. Esta campaña la planta ha aumentado las toneladas de pistacho en verde que ha procesado, alcanzando las 200 en el año en curso. La asociación se prepara para dar un salto cualitativo con la adquisición de una envasadora para poder comercializar el pistacho nacional bajo la marca Appistaco, registrada para operar tanto en España como en Europa. Según avanza el presidente de la mayor asociación del sector, Julián Navarro, el próximo mes de abril ya estarán en el mercado las primeras bolsas de 250 gramos y 500 gramos. «Ya nos han solicitado varias cadenas de supermercados nuestro pistacho y comenzaremos a exportar en el año 2024», añade.

Appistaco tiene 300 socios repartidos por todo el país, que representan unas 1.300 hectáreas de cultivo. En Extremadura se cultiva pistacho en Montijo, La Zarza y Villanueva de la Serena, entre otras localidades. Desde la presidencia de la asociación se anima a los agricultores de Extremadura al cultivo del pistacho. «Cada vez hay más plantaciones en Extremadura, pues la región reúne muy buenas condiciones para su cultivo. Lo importante es que los agricultores se unan a la hora de la venta y manejemos nosotros todo el proceso de producción, porque así es como le sacaremos todo el valor», indica Navarro. Las propiedades cardiosaludables de este fruto seco son muy conocidas y especialmente recomendables para los deportistas. El cultivo del pistacho ha experimentado un gran desarrollo en España, pues ha pasado de ser meramente testimonial a 46.000 hectáreas en la actualidad. Ahora Extremadura ha empezado a descubrir el potencial de este cultivo.