La presidenta del PP de Extremadura, María Guardiola, ha pedido este miércoles la dimisión de la ministra de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, por la "vergüenza" del tren extremeño y para que se use con Extremadura "la misma vara de medir" que con Cantabria y Asturias.

En rueda de prensa, Guardiola ha insistido en que "agraviar a los extremeños sale gratis", algo que, a su juicio, se ha vuelto a poner de manifiesto por la dimisión del presidente de Renfe y de la secretaria de Estado de Transporte a causa de los errores en la licitación de nuevos trenes para Asturias y Cantabria.

Preguntada sobre qué le pide a los nuevos responsables de Renfe, Raúl Blanco, y de la Secretaría de Estado de Transporte, David Lucas, Guardiola ha indicado que solicita que "la respuesta política se dé también con la vergüenza de Extremadura" ante unas incidencias continuas con los trenes que "no son aisladas y residuales".

"Lo que pido es que se tenga la misma vara de medir para todas las comunidades autónomas y lo que pido es que como aquí no tenemos un presidente que alce la voz ante los agravios que sufrimos los extremeños, lo que pido es que dimita la ministra, que es lo que exigimos", ha dicho.

En un comunicado, la dirigente popular recordó ayer que a Extremadura "nos vendieron un tren diésel de segunda mano que inauguraron a bombo y platillo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; y el de la Junta, Guillermo Fernández Vara, y se rieron de todos nosotros”.

Sobre la próxima visita de Pedro Sánchez el día 24 a Badajoz, Guardiola propone que "venga en tren" y así podrá calcular el tiempo que tarda en llegar desde Madrid en "este AVE extremeño que inauguró".