Nuevos hábitos de consumo

El 'comercio abierto' de Don Benito se alza en referente en Extremadura

La popular calle de tiendas del municipio pacense logra conservar su clientela frente a la venta online

Las grandes superficies perjudican a las zonas tradicionales de compras en las ciudades 

Avenida de la Constitución de Don Benito.

Avenida de la Constitución de Don Benito. / El periódico

En la última década se han vivido situaciones desafiantes para los pequeños comerciantes. Las crisis económicas, los cambios en los hábitos de compra y la creciente competencia han mantenido en alerta a los dueños de muchos establecimientos que han demostrado tener gran resiliencia y capacidad de adaptación. La aparición de centros comerciales, la subida de precio de los alquileres y la reciente tendencia de adquirir cualquier producto por Internet ha propiciado el derrumbe del comercio local extremeño. Hay excepciones, como Don Benito, con una avenida repleta de tiendas locales mezcladas con grandes firmas.

A continuación, el análisis en los municipios más importantes de la comunidad.

Don Benito

Javier Dorado, presidente de Apyme Vegas Altas- La Serena, una asociación multisectorial, explica cómo Don Benito «se ha transformado en estos últimos años gracias a la peatonalización de la calle principal y la conjugación de hostelería y comercio». Siendo tiempos difíciles para los comerciantes Don Benito, ha sabido atraer a gente de Cáceres, Badajoz, Mérida y pueblos de alrededores. El presidente de Apyme cree que el crecimiento de Villanueva más que «un peligro», es «un llamamiento a que venga más gente a comprar». El comercio abierto de Don Benito es el más grande de toda Extremadura. Ofrece al cliente tanto grandes firmas como tiendas locales con productos exclusivos. «A veces el pequeño comercio teme a las grandes firmas, pero hay que pensar que mueven a mucha gente, es cuestión de aprovechar las nuevas oportunidades de venta y llamar la atención de las personas que pasan por la puerta de tu tienda», resalta.

Badajoz

El Centro Comercial Abierto Menacho ha pasado de ser la referencia en la región, a ser el protagonista de la fuga de las grandes firmas hacia el Centro Comercial El Faro. Félix Retamar, presidente del Centro Comercial Abierto Menacho, explica que para evitar el cierre de más locales «el comercio ha tenido que especializarse». Además, desvela cómo han sobrevivido al cierre de locales del grupo Inditex en la famosa calle de Badajoz: «Hemos buscado inversores de Madrid y Barcelona que quisieran emprender en la ciudad, consiguiendo atraer al grupo Arenal, Tramas, OCB, etc».

Actualmente, el 85% de los locales están abiertos y para completar todos los establecimientos de la calle Menacho Félix Retamar insta al ayuntamiento a que «mantenga el centro bien iluminado y limpio, para mejorar la imagen de la calle Menacho como centro de referencia en la ciudad».

En esta vía comercial se sitúa, por ejemplo, el negocio de Sara Dorado, dueña de Dorado Vintage, quien cerró el local situado en la avenida Juan Carlos I para abrir otro más grande en la calle Francisco Pizarro. Desde entonces, todos los días arrojan basura junto a su escaparate. «Cada día hay algo distinto, muebles, colchones, mesas, hasta un huerto urbano de madera, juguetes rotos, etcétera», lamenta. «Tengo pensado abrir en menos de un mes y el ayuntamiento no me dan ningún tipo de solución», explica. Además cree que esto le va a perjudicar en su negocio porque apoyan los residuos en dos de sus escaparates y «además del mal olor, los residuos en la puerta no incitan a que entre nadie en la tienda». «Es muy complicado tener un negocio hoy en día como para que se sumen más problemas», dice Dorado.

Cáceres

Actualmente el comercio local en Cáceres se encuentra en una encrucijada. La pandemia ha supuesto un desafío sin precedentes para los comerciantes de la ciudad. La Asociación de Empresarios del Comercio de Cáceres (Aeca) propone activar las compras en el centro a través de: «La colaboración entre los comercios para crear eventos, ofrecer experiencias de compra personalizadas en donde destaque la calidad y la atención al cliente, tener presencia online con opciones a compra y entrega en el domicilio y mantener cuidadas, limpias y controladas las zonas comerciales, para evitar así el vandalismo», enumera Rosa Gutiérrez , gerente de Aeca.

Actualmente, en la calle Pintores, Paneras y Moret hay 105 locales y 34 de ellos no están abiertos. Esto se ve perjudicado por el precio de los alquileres, que ejerce una presión financiera significativa para los comerciantes, dificultando su rentabilidad y sostenibilidad a largo plazo. «Encontrarse con locales vacíos no ayuda, porque el comercio local funciona como una colmena en la que todos dependen de todos», afirma Rosa Gutiérrez , gerente de Aeca.

 Para promover la compra en el comercio de proximidad y ayudar así a los comerciantes, la asociación ha conseguido que se celebre por primera vez en el mundo el Día del Comercio Local, que será el próximo 25 de octubre.

Plasencia

La zona donde se encuentran los comercios locales es la calle Talavera, en la que hay 30 tiendas locales. Según cuenta Emilio Rodríguez, presidente del comercio calle Talavera, «en su día quisieron montar un centro comercial y salieron todos a la calle a protestar» por lo que las franquicias terminaron instalándose en la calle Sol. Esto ha repercutido de manera positiva al pequeño empresario dado que «hay más posibilidades de que el público al que atrae termine comprando en nuestros negocios», considera. Rodríguez tiene claro que hoy en día «es necesario dinamizar el movimiento de personas en la calle a través de eventos». El presidente del comercio calle Talavera asegura que, «sin iniciativa, es imposible tirar para adelante con un negocio». Además añade que «la única herramienta que tiene el comercio local frente a las grandes superficies es agradar y asesorar al cliente para conseguir que la gente entre en la tienda porque le apetece».

Mérida

En la capital extremeña el comercio local se nutre en gran parte del turismo. Chary Gallardo, presidenta de la Asociación de comerciantes Emerita Augusta, asegura que «hace 10 años las compras estaban mejor, pero al llegar la pandemia la gente se ha acostumbrado a la comodidad que supone la venta online, paralizando el tráfico de personas por las zonas comerciales». Sin embargo, la presidenta ha observado que gracias al turismo que mueve el Stone&Music Festival y el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, «el comercio local ha tenido una buena temporada de verano».

«Ahora estamos esperanzados con la apertura de Stradivarius porque todo lo que sea franquicia atrae a mucha gente a nuestras calles», comenta. El comercio emeritense también se ve afectado por el Centro Comercial El Faro: «Antes venía mucha gente de pueblos de alrededor a Mérida a hacer sus compras, y ahora prefieren pasar el día en el centro comercial o tiran hacia Don Benito, donde hay más firmas de ropa», lamenta. 

Otro de los problemas que sufre el comercio emeritense es la subida del precio de los alquileres. «Han subido muchísimo y esto al final repercute directamente en el precio final del artículo que compras», afirma la presidenta.

 La Asociación de comerciantes Emerita Augusta ofrece ‘wifi’ gratis en toda la zona centro para incentivar el comercio y actualmente está estudiando la posibilidad de ofrecer horas de aparcamientos gratuitos en parkings privados. «Hay que ponerse en la piel del cliente y ofrecerle facilidades para que se acerquen a nuestros establecimientos a comprar», resalta. 

A la vista de los testimonios recogidos, el comercio local en Extremadura depende en gran medida de su capacidad para adaptarse a las nuevas realidades, sin perder de vista sus raíces históricas. Tras una mala época marcada por el cierre de cientos de establecimientos, resurge poco a poco a través de las actividades organizadas por los propios dueños de los establecimientos.

Más información