ATASCO EN LA GESTIÓN DE AYUDAS

Más de 15.000 expedientes sin resolver en la Junta

La Consejería de Economía, Empleo y Transformación Digital trabaja en un un plan de digitalización de la Administración para desatascar prestaciones

Guillermo Santamaróa en un acto reciente en Cáceres.

Guillermo Santamaróa en un acto reciente en Cáceres. / EL PERIÓDICO

La Consejería de Economía, Empleo y Transformación Digital trabaja en un plan de digitalización en la Administración regional para agilizar la resolución de expedientes de convocatorias como la que rige las ayudas a la dependencia.  

La Junta prevé liberar en los próximos meses casi 300 procedimientos ya digitalizados, con el fin de agilizar y automatizar la resolución de expedientes. «Tenemos que atender a los ciudadanos como funcionan en la actualidad, que es digitalmente. Y hay que hacerlo de forma ágil», ha señalado el consejero de Economía, Empleo y Transformación Digital, Guillermo Santamaría, en declaraciones a este diario. Según resaltó, el nuevo ejecutivo ha encontrado «más de 15.000 expedientes pendientes de resolución», entre los que están los 1.500 relacionados con las situaciones de dependencia. 

Economía liberará 300 procedimientos digitalizados para la resolución más ágil de sus expedientes

De momento ese plan de digitalización se está aplicando, además de en la gestión de las ayudas a la dependencia, en las de la Consejería de Agricultura y las relacionadas con Vivienda, las áreas en las que se concentra el atasco. «Esos 15.000 expedientes corresponden únicamente a esas tres áreas; algunos, de los años 2017 y 2018», ha añadido. 

 Para agilizar la resolución en estos casos se está trabajando con pequeños robots software, con el fin de que sean capaces de volcar la infamación que incluye el solicitante de la ayuda cuando rellena el formulario en PDF. De esa forma se evita que el funcionario tenga que volcarla de forma manual, «lo que retrasa el procedimiento», según Santamaría. El objetivo es extender el uso de softwares que realicen ese trabajo de forma automática, reconociendo los campos de ese formulario e incluso que se programe con las bases de las ayudas para llegar a resolver «sin intervención humana o sin que la haya en 95 de cada 100 solicitudes», según estima el consejero.