el futuro del único yacimiento con actividad de momento en extremadura

La empresa de La Parrilla plantea un ERE mientras tramita reabrir la mina

W Resources prevé despedir a la mitad de los 84 trabajadores que están en ERTE

La firma tramita al tiempo la regularización que le exige la Junta y ayer aportó documentación

Instalaciones de la mina de La Parrilla, que explota W Resorces y en la que se plantea un ERE.

Instalaciones de la mina de La Parrilla, que explota W Resorces y en la que se plantea un ERE. / W Resources

La plantilla de la mina La Parrilla está inquieta porque no ve claro su futuro, aunque desde la empresa les trasladan que prevén retomar la actividad extractiva en cuanto los permisos que tramita con la Junta de Extremadura estén aprobados. La firma les ha comunicado hace dos semanas la intención de activar un expediente de regulación de empleo (ERE), con el que prevé deshacerse de la mitad de los 84 trabajadores que están en estos momentos afectados por el expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) que presentó en mayo de 2022 alegando motivos económicos. Se desprenderían al menos de 41 empleados, según la propuesta inicial. 

Hace año y medio que solo trabajan en la mina 25 empleados de los más de 120 que llegó a tener la instalación y no hay extracción de mineral; únicamente realizan labores de mantenimiento de la maquinaria que hay allí y de limpieza del yacimiento. La semana pasada se constituyó la comisión negociadora y este lunes se ha producido la primera reunión entre los representantes de los trabajadores y la empresa. En ese encuentro la firma les ha entregado la documentación con la que justifican el ERE y las bajas que prevé sobre la plantilla. Las condiciones comenzarán a evaluarse en el próximo encuentro, previsto para este jueves. La medida no afectaría a los 25 empleados que siguen acudiendo al yacimiento para los trabajos de limpieza y mantenimiento. 

No hay extracción de mineral desde mayo del 2022 y solo hay 25 empleados activos allí

La situación en el yacimiento situado entre Almoharín y Santa Amalia, que se reactivó en 2017, es de parálisis. En marzo del 2022 la empresa cesó la actividad y dos meses más tarde activó un ERTE por causas económicas y de producción para 90 de los más de cien trabajadores que había en esos momentos. La justificación que se dio entonces era que frenaba su actividad de extracción de estaño y wolframio por el incremento de los costes energéticos derivados de la Guerra de Ucrania (la instalación obtenía la energía a través de generadores alimentados con gas) y los problemas para obtener liquidez con los que acometer las inversiones previstas para mantener la actividad. Los problemas se han mantenido y el pasado verano la empresa comenzó a trasladar la idea de que tendría que tomar nuevas medidas ante la imposibilidad de mantener los costes salariales sin actividad en el yacimiento. La empresa no se ha pronunciado sobre el nuevo procedimiento.

Inicio de actividad sin permisos

Los problemas en La Parrilla comenzaron en el año 2020. Fue entonces cuando la Junta de Extremadura impuso Iberian Resources (la filial de la británica W Resources que explota la mina)dos sanciones por 65.000 euros, en conjunto, por saltarse los trámites ambientales para iniciar la actividad extractiva y de procesado del mineral. Según comunicó entonces la Junta de Extremadura, la compañía extrajo y vendió mineral sin que la planta de extracción y molienda tuviera autorización ambiental ni de puesta en servicio; y además, construyó una balsa de lodos también sin los permisos preceptivos.  

Según los datos de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Sostenible correspondientes a 20 de octubre, esa sanción nos se ha pagado aún. En cuanto a la regularización de la mina y de la balsa la empresa sí está llevando a cabo los trámites. Según precisan las mismas fuentes, la Dirección General de Industria, Energía y Minas hizo un requerimiento el pasado 21 de septiembre, al que ha respondido la empresa este lunes con nueva documentación. «Entendemos que la mina no está cerrada, ya que están entregando documentación en la que, entre otras cuestiones, solicitan continuar con la tramitación del expediente», aseguran desde la Junta de Extremadura. 

La Junta le sancionó en 2020 por no cumplir con el trámite al poner la mina en marcha

Yacimiento esencial en la transición energética

El wolframio es uno de los minerales esenciales en la transición energética y en la industria de la automoción, y el yacimiento de La Parrilla es uno de los más grandes de Europa. Estuvo operativo entre 1954 y 1986 y W Resources lo puso de nuevo en funcionamiento en 2017, con la previsión de alcanzar una producción anual de 5.000 toneladas de wolframio y de 400 toneladas de estaño. La empresa recibió 5,3 millones de la Junta de Extremadura en 2018 a través de la línea de incentivos autonómicos, con la previsión de invertir 16,6 millones más. Según fuentes sindicales esas inversiones no se han llevado a cabo aún, a la espera de que se concreten los permisos ambientales en trámites.