CONCURSO NACIONAL DE COCINA

Álvaro, un extremeño a las puertas de Le Cordon Bleu

El joven cocinero de Montijo ha sido seleccionado para el Premio Promesa de la Alta Cocina de la prestigiosa escuela francesa en Madrid

Estudia Formación Profesional en Granada y la pasión por los fogones le viene desde la infancia por su padre, un enamorado de la gastronomía

El joven de Montijo Álvaro Sánchez López.

El joven de Montijo Álvaro Sánchez López. / EL PERIÓDICO / CEDIDA

Hace más de tres años que Álvaro Sánchez López decidió convertir la pasión por la cocina y la gastronomía que le ha transmitido su padre desde pequeño en una profesión. Hizo las maletas y se marchó de Montijo, su localidad natal, a Granada para estudiar un ciclo de Formación Profesional de cocina. «Quería vivir fuera de casa, allí tenía varios amigos y me parecía una ciudad interesante», cuenta el joven de 22 años. Y allí, dentro de la centro en el que estudia (CFP La Inmaculada) ha sido seleccionado para el Premio Promesas de la Alta Cocina que organiza Le Cordon Bleu Madrid. «Es muy emocionante».

La emoción sigue intacta a pesar de que es la segunda vez que Álvaro es seleccionado para este premio. Hace dos años se quedó a las puertas: «fuí el número 11 y seleccionaban a 10 finalistas, pero este año espero llegar a la final». Sería, dice, una oportunidad «impresionante» poder optar a una beca en esta importante escuela de cocina de origen francés. «Es de las más prestigiosas que hay en España ahora mismo y es una grandísima oportunidad». 

De momento está entre los 50 jóvenes cocineros que han sido seleccionados en toda España y él es el único extremeño. Ahora tiene que elaborar una vídeo receta con las pautas que le den y tendrá que esperar al veredicto, en el que además de un jurado participa el público a través de internet. Los diez finalistas se conocerán ya en 2024 y tendrán que desplazarse a Madrid para elaborar en directo, en las cocinas de Le Cordon Bleu, las elaboraciones que les indiquen en ese momento. De ahí saldrán dos ganadores que conseguirán una beca valorada en 26.000 euros y 9.500 euros, respectivamente.

El joven cocinero extremeño.

El joven cocinero extremeño. / EL PERIÓDICO

El joven está terminando esta año un ciclo superior de cocina, pero ya tiene experiencia en restaurantes. Ha trabajado, entre otros, en Paradores y en el establecimiento de Dani García en Marbella. «Fue mi primer experiencia y aprendí muchísimo». En sus empleos ha aprendido que la vida de cocinero le apasiona, que es muy gratificante hacer disfrutar a las personas a través de la comida, pero también que es una profesión difícil que no se muestra realmente en programas como Masterchef, opina. «La presión durante el servicio y los horarios de trabajo, cuando la gente está disfrutando, son las partes más duras».

Por eso no se cierra puertas en otros sectores, pero eso sí, todo lo que le gusta está relacionado con el trabajo manual y artístico. Eso es también lo que más le interesa de la cocina. «El estrés del servicio es muy emocionante, pero una de las cosas que me hizo decantarme por este oficio es la parte de disfrutar, de conocer sabores, gente y cultura». De la gastronomía extremeña lo que más echa de menos es el cerdo, «me envían jamón desde casa, pero aquí no tenemos esos productos de la misma calidad», y lo que no falta a su lado es el pimentón de La Vera, «es algo básico y clave en cualquier cocina».