EL ÚLTIMO SE REGISTRÓ HACE UNOS DÍAS EN UN PASO DE PEATONES DE BADAJOZ, DONDE MURIÓ UNA MUJER DE 62 AÑOS

El consumo de alcohol, detrás de la mayoría de los atropellos mortales en Extremadura

En lo que va de año ha habido 9 en la región, la mayor parte en cascos urbanos y coincidiendo con fiestas

Las condenas por ir bebido suben un 20%. «La gente está desinhibida, se necesitan más controles», dice la Fiscalía

Los sanitarios atienden a la víctima que falleció en Badajoz tras ser arrollada por un vehículo en un paso de peatones en Sinforiano Madroñero.

Los sanitarios atienden a la víctima que falleció en Badajoz tras ser arrollada por un vehículo en un paso de peatones en Sinforiano Madroñero. / EL PERIÓDICO

El primer atropello mortal de este año en la región ocurrió el 12 de febrero, donde falleció un hombre de 55 años. Tuvo lugar bien entrada la noche en La Roca de la Sierra, en la N-23, la carretera que une Cáceres con Badajoz y que atraviesa esta localidad pacense. La víctima transitaba por el arcén de esta vía interurbana y fue arrollada por un vehículo. No se pudo hacer nada por su vida. Tras él han seguido otras ocho muertes más por atropellos. En total en lo que va de año en la región han fallecido nueve personas de esta forma, el 77% en cascos urbanos. Solo dos murieron arrolladas en vías interurbanas, además de en La Roca de la Sierra, en Gargáligas (entidad local de Don Benito, también en la provincia pacense). El último de estos accidentes mortales se ha producido en la ciudad de Badajoz hace unos días, donde perdió la vida una mujer de 58 años tras ser atropellada mientras cruzaba por el paso de peatones de la avenida Sinforiano Madroñero. Resultó también herida otra mujer de 62 años. Precisó ingreso hospitalario pero no se temió por su vida.

La situación preocupa, más teniendo en cuenta que en la mayor parte de estos sucesos los conductores dieron positivo en alcohol, tal y como advierte el fiscal delegado de Seguridad Vial de Badajoz, Diego Yebra. «La gente está desinhibida porque la gran parte de los atropellos son en fiestas. Hay un consumo enorme de alcohol y drogas, tanto por parte de los conductores como de los peatones, que termina en este incremento (de accidentes mortales)», manifiesta a a este diario. 

Gargáligas, La Roca, Alcántara,...

No es el caso del último atropello registrado en Badajoz, donde el conductor dio negativo en el test de alcoholemia, pero sí en otros como en La Roca de la Sierra o el de Gargáligas. «En el de Gargáligas el conductor sale del bar y ya decían los vecinos que no iba en condiciones o el de Roca de la Sierra, que también iba bebido», señala Yebra. Al que se une el otro en Alcántara: «Casco urbano, atropello a peatón de 62 años por conductora que da positivo en alcohol que estaba de fiestas locales. Esta señora al final es responsable porque había bebido. Si uno bebe su control sobre el vehículo disminuye y esa capacidad de percepción baja bastante», apostilla el fiscal. Cabe destacar que en estos casos el conductor se enfrenta a un delito de homicidio por imprudencia grave, castigado con pena de cárcel.

El problema es que no se trata de casos aislados. Tráfico lleva «un número tremendo de denuncias» por este motivo y las condenas impuestas han aumentado un 20% este año. «Nadie contaba con el tema del covid. Esas ganas de salir por si no hay un mañana, de vivir al día, han tenido un efecto muy importante. Hay una falta de control de todas las normas, la velocidad media en las carreteras se ha incrementado mucho, la gente cuando sale ya no se toma dos cervezas y eso al final lleva a una falta de control en el respeto a la norma», añade Yebra.

Por eso hace hincapié en la necesidad de implementar más controles. «Si la gente tiene miedo de que se aplique la norma, no lo va a hacer. Ahora la gente no tiene miedo a coger el coche bebido porque ve que no tiene consecuencias», puntualiza. Se refiere sobre toso a que en los pequeños municipios, donde se han registrado casi todos estos atropellos, muchas veces no se vigila el consumo de alcohol al volante. «Habría que ver primero si tienen policías locales y luego si pueden o les dejan actuar porque muchos comentan que la política municipal no contempla los controles preventivos o que, aunque se contemple, no tienen medios suficientes», agrega. Esto último, a su juicio, no debería suponer un problema ya que «los medios los pueden ceder las jefaturas de tráfico, la academia de seguridad pública de Extremadura o los puede comprar el alcalde si está concienciado», apostilla.

Es precisamente por este repunte en el consumo de alcohol al volante por lo que el fiscal de Seguridad Vial insta a que se intensifique esa vigilancia de cara a la Navidad, fecha de fiestas por excelencia: «Se incrementa bastante el consumo de alcohol y los conductores condenados, por tanto, es importante advertir a la Guardia Civil y a las policías locales para que hagan controles». 

Extremadura, a la cabeza

Las muertes en carretera no cesan en Extremadura, que sigue a la cabeza en accidentes mortales. Según el Observatorio Nacional de la Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico, en lo que va de año han fallecido 48 personas, casi un 78% más que en el mismo periodo del año anterior. La extremeña sigue siendo la comunidad en la que más se han incrementado los fallecimientos en carretera (registra 21 más que en 2022). La siguiente región en la que más crecieron estas muertes fue Islas Baleares, que ha notificado hasta ahora 14 más que el año anterior, pero aún así este incremento es menor que el que ha sufrido Extremadura, pues se sitúa en el 58,33%. Le sigue Asturias, con 14 muertos más que en 2022, un 57,14% más.

Sin embargo, en la mayoría de las comunidades han bajado estos accidentes mortales. En la que más, Andalucía, que ha registrado 34 fallecidos menos, un descenso del 17%. Seguida de Cataluña, donde habido 12 muertes menos, lo que supone una caída del 8%. En el conjunto nacional también han descendido los fallecidos, en concreto en lo que va de año ha habido 10 menos que en el mismo periodo de 2022, una bajada del 1%. Estos datos sitúan a Extremadura casi 80 puntos por encima de la media.

La situación preocupa. De hecho esto fue lo que motivó a que a finales de octubre se reuniera el observatorio de la seguridad vial de la Junta de Extremadura, que llevaba año y medio sin celebrar un encuentro. Según informó entonces el consejero de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Manuel Martín, se está trabajando en la elaboración de un programa de seguridad vial que ayude a frenar los siniestros mortales, en el que se dará especial importancia a la conservación y al mantenimiento de las carreteras.