¿Cuál es la importancia de que un periódico de la región cumpla cien años y por qué lo apoyan desde Caja Rural de Extremadura?

Los medios impresos son los más antiguos de todo lo que ha ocurrido en nuestra tierra durante el último siglo. Entendemos que la sociedad extremeña está bien informada a través de El Periódico Extremadura y lógicamente queremos apoyar esta celebración. Es fundamental contar con una sociedad bien informada, independiente y que tenga criterios libres para decidir.

¿Qué caracteriza a la economía de Extremadura?

En la economía extremeña tiene un papel destacado el sector primario, mayor que en el resto de las regiones. Estamos hablando del mundo agrario y de los productos extremeños. Hay una asignatura pendiente: la ganancia o el valor añadido tiene que quedar en la región y actualmente no se consigue en los niveles deseados. Al contar con muchos de los mejores productos de España, deberíamos tener un potencial de distribución y consumo de nuestros productos fuera de la región mayor del actual. A esto se une que los medios de transporte tampoco son los adecuados, estamos en cierta desventaja.

Desde Caja Rural de Extremadura abogan por ofrecer apoyo a proyectos, grandes y pequeños, ¿cuáles son las principales líneas de actuación?

La primera línea es la financiación. Después y como entidad, nos gusta estar cerca de nuestros clientes, colaborando y aportando ideas para que sus planes sean viables. El éxito está en sentirte identificado con tu cliente y transmitirle que tú eres parte de la solución de las necesidades que pueda tener.

¿Qué repercusiones tiene eso en la empleabilidad y la economía de la sociedad extremeña?

Cualquier proyecto extremeño que no tenga apoyo económico puede tener mayor dificultad en su viabilidad. Ahora, debido a la situación macroeconómica actual, las empresas están pasando por dificultades añadidas. En la ganadería o la agricultura, por ejemplo, el coste del pienso o los productos fitosanitarios han sufrido un incremento muy significativo. Desde la Caja tratamos de anticiparnos junto a nuestros clientes para dar solución a esos problemas, ofreciéndoles todos los productos que puedan necesitar.

¿De qué forma deporte, cultura y educación pueden ir de la mano para mejorar la calidad de vida de los extremeños?

Son aspectos muy importantes para el bienestar y nosotros los incentivamos desde el Fondo de Educación y Promoción, con el que devolvemos a la sociedad una parte de lo que ella nos da a nosotros. Para ello, entre otras muchas actuaciones, contamos con los Premios Espiga. En educación tenemos Becas Espiga de mejores expedientes de la ESO y de FP o el Premio Investigaren Ciencias. En deportes, aportamos dotaciones económicas al deporte base, carreras populares… En cultura, con certámenes gastronómicos o colaborando con festivales como el de Mérida…

¿Eso ayuda a luchar contra la despoblación?

Sí. Además, nosotros trabajamos para evitar la exclusión financiera. Caja Rural mantiene desde hace mucho tiempo sus 110 oficinas-109 en la región y una en Madrid-, muchas de ellas en poblaciones de menos de 5.000 habitantes, y en las que en ocasiones solo está Caja Rural. Estamos convencidos de que hay que apoyar a ese mundo rural. 

¿Hay interés por emprender en la región?

Claro que lo hay, pero necesitamos que más jóvenes se planteen sus proyectos en la región. Y para ello es importante la colaboración público-privada. Un ejemplo es la Escuela de Financiación Empresarial, una iniciativa de la Junta de Extremadura para mejorar la formación en las empresas y de la que nosotros participamos. Queremos acompañar a los jóvenes, hacerles sus planes de negocio, … en definitiva, facilitarles toda la labor hacia la creación de esa empresa. Lo que pasa es que hoy en día el nivel de burocracia en ocasiones es tan arduo que eso limita mucho a la gente. Tener una idea para emprender es lo estratégico. Lo demás tendría que facilitarse y ser más ágil.

¿De qué forma apoyan a las cooperativas ganaderas y agrarias y por qué es importante?

Son una base importantísima de nuestro modelo productivo y tenemos que darles todo el respaldo que necesiten para seguir creciendo y ganando mercados. Estamos trabajando en un proyecto para impulsar la comercialización de nuestros productos fuera de la región con las denominaciones de origen. Hay que captar esos clientes de fuera y que se conozcan nuestros productos y su excepcional calidad. Debemos mejorar nuestros canales de distribución y ponerlos al nivel de nuestra calidad productiva.