¿Qué significa para la provincia y Extremadura que un periódico regional alcance la friolera de 100 años?

La prensa evidentemente ha jugado un papel importante a la hora de ese avance que ha habido en la región en esos 100 años. El Periódico Extremadura ha sido capaz de llevar la información y el desarrollo de Extremadura a los municipios a través de sus páginas, en prensa escrita. Durante muchos años en los que la digitalización no había llegado, sirvió para que los vecinos y vecinas de los municipios de la provincia estuviesen con la información del día a día de lo que pasaba en la región. Si vemos las primeras publicaciones que hacía El Periódico Extremadura y las comparamos con las de hoy, 100 años después, comprobamos que ningún municipio de la provincia de Cáceres tiene nada que ver con aquellos municipios de hace cien años, donde la inmensa mayoría ni siquiera contaba con servicios básicos de saneamiento y abastecimiento de agua.

¿Cómo ha sido esa evolución?

Parece una broma y creemos que esto siempre ha estado ahí, pero no es cierto. En mi pueblo no había agua corriente ni saneamiento. Ni en ningún pueblo extremeño. De todos esos cambios ha sido testigo El Periódico de Extremadura y, desde el punto de vista político, yo soy un defensor de la libertad de expresión y la libertad de los medios de comunicación. Los servicios mínimos están cubiertos en todos los municipios: médicos, bibliotecas, casas de cultura… Estos se crearon en su momento y nuestro reto por delante es mantenerlo. ¿Cómo? A través de las aportaciones y subvenciones de la Junta de Extremadura, la propia Diputación de Cáceres, los ayuntamientos…

Eso contribuirá a la lucha contra la despoblación…

Efectivamente. La despoblación afecta a toda Extremadura y no solo a las zonas rurales. Eso no nos tiene que servir de complacencia, sino para sentarnos y ponernos de acuerdo. Tenemos el diagnóstico, el problema. Hay que buscar soluciones, sentarnos y poner los recursos económicos para ir desarrollando actuaciones para luchar contra la despoblación y a favor del reto demográfico. Hay que seguir manteniendo esos servicios en los municipios, hay que conseguir que la igualdad llegue a todas las zonas rurales. Una igualdad en mayúscula, no podemos luchar contra la despoblación si no tenemos en cuenta el papel de la mujer en las zonas rurales. 

¿Destaca algo en concreto en este sentido?

Un ejemplo: la exclusión financiera que se ha producido desde el año 2018 en la provincia de Cáceres ha sido enorme. Esa exclusión financiera al final termina siendo exclusión social, porque la gente mayor de los municipios no va a tener capacidad de conocimientos para manejarse en una banca online. Son medidas muy específicas que hemos aportado para que esa prestación de servicio de banca esté de forma presencial. O esté en los municipios en la medida en la que cada ayuntamiento, cada alcalde, haya considerado que es la fórmula más adecuada para mantener el servicio de banca en los municipios, son muy concretas.

¿Cuál es la importancia de la digitalización aquí?

Ser capaces de llevar la conectividad a esas nuevas redes digitales que hay a las zonas rurales para que permitan desarrollar un trabajo desde casa es importante para terminar con la despoblación. Hemos visto cómo en la pandemia los funcionarios han podido trabajar en casa sin ningún tipo de problemas, la red ha aguantado. La gente quiere vivir en los municipios y a raíz de la pandemia se ha descubierto que hay futuro en las zonas rurales y que tenemos que dotar a esas zonas de lo que hoy es el desarrollo de todos los países: el desarrollo tecnológico.

¿Qué plan concreto destaca desde la Diputación?

No podemos olvidar el Plan Integra, que se inició hace cuatro años y ahora está en todos los municipios. No es un plan al uso, trata de integrar a las personas en el mercado laboral, también a las personas con un 33% de discapacidad. 

Uno de los grandes retos que se marcó era la generación de empleo ¿ cómo se ha avanzado en ese sentido?

La lucha de la despoblación tiene que venir a través de la generación de empleo y oportunidades en el entorno rural. El índice de porcentaje de desempleo ha bajado, hay más gente trabajando y cotizando a la seguridad social que hace unos años, estamos en el camino correcto. Las energías renovables es otro aspecto importante porque van a contribuir a que se atraigan otro tipo de inversiones para montar industrias y fábricas porque esas energías van a dar posibilidad de abaratar el coste de lo que es el suministro eléctrico a cualquier empresa. 

También han lanzado algunos planes destinados al emprendimiento, ¿hay interés por este en Cáceres? 

Desde la Diputación de Cáceres tenemos dos fechas muy significativas de entrega de premios: el día de San Pedro de Alcántara, el 19 de octubre; y el programa de Innovación Municipal. En la evolución que han tenido esas convocatorias en los últimos años se observa que han sido proyectos de gente joven, de inversiones en el mundo rural y con una actividad económica que no tenía nada que ver con lo que ha sido tradicional en el mundo rural. Además, también hay casos de promotores de fuera que han venido a montar sus proyectos. El emprendimiento va ligado directamente, de una manera muy estrecha, con la generación de empleo.