Un avión de combate estadounidense ha derribado este viernes sobre Alaska un objeto no identificado que volaba a gran altura del tamaño de un automóvil pequeño, por orden del presidente Joe Biden, informó la Casa Blanca. El derribo se produjo próximo al océano Ártico, en el norte, cerca de la frontera con Alaska.

El portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, dijo a los periodistas que se desconocían muchos detalles sobre el objeto, pero que Estados Unidos esperaba recuperarlo después de que cayese en aguas territoriales estadounidenses. Según Kirby, el objeto abatido "representaba una potencial amenaza para el tráfico aéreo civil". La decisión del derribo se tomó tras cerciorarse de que no estaba tripulado. El objeto volaba a unos 12.000 metros de altitud.

Según los datos preliminares dados a conocer por la Casa Blanca, el objeto era significativamente más pequeño que el globo espía derribado la semana pasada, aproximadamente del tamaño de un automóvil pequeño. Estados Unidos no sabe si el objeto era de propiedad estatal o privada, pero el Pentágono tiene la esperanza de poder recuperar el objeto porque cayó en aguas congeladas. No hay indicios de que el objeto tenga capacidades de autopropulsión o maniobra como el globo derribado la semana pasada, dijo Kirby.

El pasado 4 de febrero, EEUU derribó frente a la costa de Carolina del Sur un globo de vigilancia chino que volaba a gran altitud y que había atravesado el espacio aéreo estadounidense. Los funcionarios estadounidenses han estado recuperando los escombros del globo de 200 pies de altura (60 metros de altura) y su tren de aterrizaje de dispositivos electrónicos.

Kirby ha tenido especial cuidado ante los periodistas a la hora de no clasificar el nuevo objeto como un globo. Ha asegurado que el descubrimiento del nuevo objeto y su rastro llamaron la atención de EEUU por primera vez el jueves por la noche. Dijo que, a diferencia del globo chino, este objeto no parecía maniobrable y estaba a merced del viento. Biden ordenó que lo derribaran a primera hora tras recibir la información.

Un avión de combate asignado al Comando Norte de EEUU derribó el objeto, dijo un funcionario estadounidense. El funcionario dijo que las aguas territoriales donde cayó el objeto están congeladas. "El objeto no identificado volaba a una altitud de 40.000 pies, unos 12.000 metros, y representaba una amenaza razonable para la seguridad de los vuelos civiles", dijo el funcionario. No hubo indicios de una amenaza militar para las personas en el terreno y no quedó claro de inmediato si llevaba algún tipo de equipos de vigilancia.