A pesar de que la mayoría de los ciudadanos están aceptando recibir la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus, con independencia de que la marca coincida o no con la que recibieron anteriormente, también hay personas que tienen reparos en este sentido. Según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, en el área de salud de Mérida ya se han administrado 67.150 pautas de refuerzo entre los mayores de 40 años, lo que se traduce en un 89,5% de los que están llamados a recibir esta dosis. 

En las instalaciones de la Institución Ferial de Mérida (Ifeme) se está llevando a cabo la vacunación con la tercera dosis, que puede ser de Moderna o Pfizer, según disponibilidad. En la zona de entrada al edificio hay un cartel que indica la marca de la que se dispone, por lo que se están dando casos de personas que acuden a vacunarse en el día que les ha tocado, en función de su edad, y cuando ven que no es la misma de las pautas anteriores, prefieren marcharse y volver cuando haya un llamamiento de rescate. Sin embargo, esto tampoco garantiza que otro día vayan a poder recibir la marca que deseen.

Gerardo Cortés, de San Pedro de Mérida, acudió el pasado jueves a vacunarse tras haber recibido las dos primeras dosis de Moderna. Quería que el tercer pinchazo fuese de la misma marca y tuvo suerte, porque esta semana se está vacunando a las personas de entre 40 y 46 años con Moderna. «Tenía decidido irme y venir otro día si hubieran estado poniendo Pfizer porque prefiero Moderna. No quiero cambiar de marca porque dicen que puede dar reacción», afirmó Cortés minutos antes de entrar a vacunarse. 

En este punto, cabe destacar que tanto la Agencia Europea del Medicamento como el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, así como la Organización Mundial de la Salud, avalan la mezcla y combinación de diferentes marcas de vacunas contra el coronavirus. «Vengo un poco nerviosa y con respeto porque la primera dosis de Pfizer me sentó un poquito mal y ahora me da miedo mezclar las dos de Pfizer con la de Moderna», reconocía María Caldera, a las puertas de Ifeme. «No he tenido reparo en ponerme una vacuna distinta porque lo importante era vacunarse», manifestó Pepi Barea, de Guareña. Para la semana que viene están previstos llamamientos para las terceras dosis a las personas del área de salud de Mérida nacidas entre 1981 y 1987, en Ifeme y en el Palacio del Vino de Almendralejo.