Un equipo de la Escuela de Tráfico de Mérida llevará a cabo la investigación para conocer las causas del accidente del autobús que cayó al río Lérez, en Galicia, el día de Nochebuena. Así lo avanzó esta mañana el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, en declaraciones a los periodistas en Santiago de Compostela, una vez recuperados los cuerpos de los siete fallecidos.

Los trabajos para tratar de retirar del cauce del Lérez el vehículo siniestrado han comenzado a las ocho de la mañana de este martes, y en un primer momento consistirán en comprobar si el puente puede resistir el peso de la grúa o grúas de gran tonelaje que tendrán que izar el autobús, así como tener en cuenta también la fuerza que ejerce la fuerte corriente del río.

El izado del vehículo le corresponde a la empresa propietaria, Monbus, en coordinación con técnicos del Ministerio de Transportes y con las fuerzas y cuerpos de seguridad. Será "una tarea complicada", debido a las medidas de seguridad que tendrán que desplegarse, y que "va a llevar tiempo", por lo que no pudo asegurar que la recuperación del vehículo del cauce pueda producirse a lo largo del día de hoy.

Múltiples causas

Sobre las causas del siniestro, el representante del Gobierno nada pudo adelantar, y afirmó que la investigación seguirá adelante con la toma de declaración al conductor del autocar y a la única superviviente del accidente, así como con la recuperación del tacógrafo del vehículo para saber si se pueden extraer datos que aporten información sobre lo ocurrido.

"Mientras no tengamos avances de esa investigación no podremos dar ninguna información. Sabemos que las causas pueden ser múltiples", dijo Miñones, que emplazó a dejar trabajar a la unidad especializada de la Guardia Civil de Tráfico, que llevará a cabo la reconstrucción del accidente.

Como dijo el delegado del Gobierno, recopilar la información "llevará tiempo", e indicó que "hasta las próximas semanas" no se tendrá toda la información para conocer lo acontecido.