Leticia Carrero es concejala de Igualdad de Arroyo de la Luz, además de abogada, y explica que «tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional están perfectamente preparados» contra la violencia de género.

Como Concejala de Igualdad, ¿por qué es importante trabajarla perspectiva de género dentro de los ayuntamientos de los entornos rurales? 

Dentro del Ayuntamiento y de cualquier organismo público, privado, social, cultural, porque la educación es la base fundamental en todos los ámbitos, para evitar la violencia de género. Lo principal es que la mujer identifique qué es la violencia de género, dándole visibilidad y educación, al igual que poner los medios a su alcance para actuar contra esta violencia.

¿Cuál es la verdadera importancia de los trabajos de visibilización de la problemática?

Que las mujeres conozcan qué es la violencia de género para poder identificarla en su vida, en su día a día. Y se consigue con la educación en valores de respeto e igualdad, para evitar que se produzcan esas situaciones de superioridad y de abuso.

¿Son útiles las actividades desarrolladas en los ayuntamientos para erradicar este tipo de violencias de género, machista…?

Son muy importantes, la finalidad es evitar que se produzca la violencia de género en todos los ámbitos de la vida de las mujeres y desde el Ayuntamiento se trabaja continuamente para eso. Si no se hiciesen estas actividades, seguiríamos como antaño, con una violencia presente en la vida de las mujeres, sin ser consciente de que la estaban sufriendo al considerarla una situación normal en su día a día. 

¿Tiene la mujer rural menos miedo a denunciar que antes?

Las mujeres rurales tienen la misma educación en igualdad, formación, empoderamiento y los medios a su alcance para identificar la violencia de género. Al igual que la mujer de ciudad, cuentan con el apoyo por parte del Ayuntamiento, con la Concejalía de Igualdad, todas las herramientas y el personal jurídico, técnico, fuerzas y cuerpos de seguridad, a su alcancen para evitar y luchar contra esta violencia.