Desde que tiene «uso de razón», Alicia González López (La Coronada, 1989) siente especial interés por las personas especiales, «diferentes, pero a la vez iguales que nosotros», explica. Así, se fue a Huelva para poder perseguir su sueño. Actualmente es Maestra en Pedagogía Terapéutica en el CEIP Ave María del Quemadero, en Almería, donde trabaja codo con codo con otros profesionales en busca de la inclusión y la integración de sus alumnos con necesidades educativas especiales. En cuanto a visibilidad se ha avanzado: «Antes no era tan visible la figura de una persona con síndrome de Down con carrera, como es el caso de Pablo Pineda, que ha escrito libros y da conferencias», ejemplifica.

¿Cree que su alumnado está más influenciado por los roles de género?

No creo que estén más influenciados por los roles de género que el resto, todos lo estamos. Depende de la familia en que nos criemos, los contenidos que consumimos… El alumnado con necesidades educativas especiales se da en todo tipo de familias y consumen todo tipo de contenido. Existe la misma influencia.

¿Existen modelos positivos de mujeres con discapacidad en los materiales curriculares de los colegios?

Existen modelos positivos de mujeres en sí. Encontrar este tipo de materiales de mujeres con discapacidad es complicado, depende de la concienciación de cada docente. En mi centro se trabajaron las capacidades diferentes y en una de las actividades tuvimos la visita de una mujer con discapacidad auditiva que ha estado dando charlas a los niños. Ella venía acompañada con su intérprete de lenguaje de signos que también era una mujer. No se especificó que venía una mujer sorda, simplemente vino. Está muy normalizado y los niños no se escandalizan. Cuando hablamos y trabajamos otras fechas como el Día de la Mujer o el de la Mujer y la Niña en la Ciencia, sí hacemos un especial hincapié.

¿A qué tipo de discriminaciones están expuestos?

Aún existen muchas barreras a nivel social ante este tipo de alumno, pero gracias al trabajo diario de los colegios, gabinetes y asociaciones de madres y padres, la inclusión está formando parte en nuestras vidas. Las capacidades diferentes son más conocidas, respetadas e incluidas en la sociedad. Debemos seguir trabajando por una normalización social y un respeto común, no solo con el alumnado con necesidades educativas especiales, sino con todas las personas. Desde el colegio llevamos trabajando muchos años por esa inclusión y esa normalización porque al fin y al cabo todos somos iguales y todos somos diferentes.

¿De qué forma se trabaja la coeducación con este alumnado?

Teniendo en cuenta que los objetivos de la coeducación pasan por evitar el lenguaje sexista o la violencia de género, se puede trabajar de la misma manera que con el alumnado sin necesidades educativas especiales. Se adapta a las características y las capacidades peculiares de cada niño.

¿Cómo es la formación en igualdad y derechos humanos del profesorado?

La formación en igualdad y derechos humanos en los centros se trabaja muchísimo gracias a los planes y programas casi anuales. Todo esto tiene una formación concreta que va dirigida a la coordinadora del plan de igualdad.