Silvia Garrido (1992, Mérida) siempre tuvo la inquietud de ser policía, pero aconsejada por su madre decidió estudiar algo que tuviera relación con la investigación. Así escogió Comunicación Audiovisual. Compatibilizar su trabajo como periodista y oposición no fue fácil, pero, tras mucho, esfuerzo Silvia logró cumplir su sueño. «A mí lo que me gusta es estar cerca de la gente, ayudar al ciudadano», explica ahora desde el Gabinete de Prensa de la Policía Nacional en Madrid, donde está destinada. 

¿Se siente referente?

Cuando, por ejemplo, he ido en el coche patrulla en Extremadura, he visto que a la gente les extraña a veces. A mí me gusta sentirme un referente si con mi figura puedo ayudar a que otras chicas se motiven a ser policía y a romper barreras. Aunque no siento que haga algo extraordinario.

Este verano saltó su nombre a los medios por evitar el suicidio de una joven, ¿cómo lo vivió?

Quise ser policía por ayudar a la gente y la intervención que tuve de Twitter fue precisamente por estar cerca del ciudadano, aunque fuese a través de las redes sociales que gestionamos desde el gabinete de prensa de la dirección general. Son momentos en los que no piensas, lo haces y ya está. Después sí empiezas a valorar lo que podría haber ocurrido si un policía no estuviese ahí, las consecuencias. Intenté coordinar lo mejor posible todos los medios para que saliese bien. Esta situación se da en muchas ocasiones todos los días y mis compañeros, sobre todo los que están en la calle, las viven. No siempre sale a la prensa. En mi caso fue algo extraordinario por trabajar en las redes sociales. 

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Poder ayudar a la gente. Quiero que la policía sea cercana al ciudadano en este caso desde mi puesto. Creo que es la base de la policía. El policía que esté en la calle quiere sentirse cercano a la ciudadanía con un trato y un servicio humanitarios.

¿Hay alguna actuación en la que ser mujer le ha jugado a favor o en contra?

Dentro del cuerpo no, pero en actuaciones concretas en la calle pues sí, el machismo existe. La diferencia entre géneros existe y en la sociedad nos queda mucho trabajo por hacer. Sería de hipócrita ocultarlo. Nunca me he visto infravalorada o lo contrario. En este cuerpo hay cabida para todo el mundo. Somos casi 12.000 mujeres las que componemos el cuerpo y cada vez más. En todas las promociones se ve que se eleva el número de mujeres. Somos muy necesarias, igual que los hombres. Somos personas y aquí se nos trata como personas.

¿Qué le diría a alguien que argumente que una mujer está menos preparada para ser policía por que haya una diferencia por sexos en las pruebas físicas?

La vida nos demuestra con su propia naturaleza que hay diferencias y hay similitudes. Tus diferencias las haces tan grandes como tu cabeza las quiera hacer y tus similitudes, igual. Que haya diferentes pruebas a mí me parece positivo, no todas las mujeres genéticamente podemos alcanzar la misma fuerza o la misma velocidad que un hombre. Por regla general. Eso no quiere decir que haya mujeres que no pudieran. Para mí la igualdad se da equiparando todos aquellos aspectos para que sea accesible a los dos géneros y podamos competir en las mismas condiciones.