+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONCIERTO DE UNA BANDA CLÁSICA DE LOS NOVENTA

Punk en la plaza

El grupo liderado por Billie Joe Armstrong reúne en Sevilla a 10.000 personas, atraídas, en parte, por el bajo precio de las entradas

 

Plaza de España 8 Momento de la actuación de Green Day, en Sevilla. - EFE / PEPO HERRERA

J. M. F.
04/11/2019

La plaza de España de Sevilla no es conocida por albergar conciertos de punk masivo, pero en la noche del sábado la vimos ocupada por un escenario estilizado e impactante donde Green Day repasó muchos de sus hits pasados y alguno quizá futuro. Era la noche del MTV World Stage, clímax de los actos que sirven de antesala a la gala de los MTV Europe Music Awards.

Hasta 10.000 personas se reunieron para ver al grupo de Billie Joe Armstrong, convencidas en parte por el precio: 10 euros, es decir, 72,50 menos de lo que pagaron otros fans para verlos en La Riviera (Madrid) solo tres días antes. Con su doble visita a España de esta última semana, Green Day parece disculparse por no haber incluido el país en su gran gira del año próximo, en muchos tramos con Weezer y Fall Out Boy.

Tras la introducción del presentador Johann Wald, el grupo no saltó inmediatamente al escenario. Antes quiso que sonaran por los altoparlantes dos canciones que, en cierto modo, resumen su trayectoria artística: Bohemian rhapsody de Queen y Blitzkrieg bop de Ramones. Green Day buscó en sus inicios la exactitud y la furia de los segundos, pero más adelante abrazó también sin problema los grandes gestos y las esencias de rock clásico de los primeros.

Quizá sea por su exagerado bronceado o perfecto teñido, pero el caso es que Billie Joe todavía parece un chaval a sus 47 años. Y para ser precisos, parece el Son Goku de imagen real (Justin Chatwin) de Dragonball evolution. También sus compañeros Mike Dirnt (bajo) y Tré Cool (batería) se mantienen impasibles al paso del tiempo, así en su aspecto físico como en su rendimiento sobre el escenario. No les hace falta calentar para nada: empieza Minority y aquello ya es pura profesionalidad, precisión relojera, furia matemática.

Antes de volver a los clásicos, quisieron defender su trayectoria reciente con Revolution radio y después presentar Father of all..., tema titular de un inminente nuevo álbum (sale el 7 de febrero) con aparente vocación experimental. Este primer avance no suena, sin embargo, demasiado insólito: básicamente es Green Day cediendo por completo a sus impulsos más garajeros. Seamos sinceros: no es de sus mejores canciones. Pero es que la competición es complicada e incluye monumentos de los 90 como Basket case, que anoche tocaron no una, sino dos veces seguidas; Billie Joe esperaba amor verdadero de ese momento (aunque ya se habían visto cervezas volar por los aires) y nos dio una nueva oportunidad para expresarlo en condiciones.

Hubo otros momentos tan buenos como la primera o segunda Basket case: por ejemplo, esa dinámica e irresistible Boulevard of broken dreams, una accidentada pero efectiva Jesus of suburbia con clímax de fuegos artificiales y, sobre todo, esa Longview interpretada a medias por un espontáneo preadolescente con gorro de Papá Noel.

La oferta del MTV World Stage Seville se completó con León Benavente, la máquina de rock bailable capitaneada por el cronista del desamor y la desafección política Abraham Boba, y The Struts, grupo de rock clásico que está teniendo su momento de gloria en época de revival de su (transparente) grupo de cabecera: Queen.