+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El ‘efecto Vinicius’ se apaga en el Madrid

La segunda derrota seguida ante el Barça evidencia las graves carencias de los blancos, a los que solo les queda la Champions. Mañana reciben al Ajax

 

Sin gol 8 Vinicius gesticula tras una ocasión errada el sábado en el Bernabéu. - EFE

R. MORALES (EFE)
04/03/2019

El Madrid perdió su segundo clásico consecutivo en una seman, que entierra sus pocas opciones ligueras tras ser eliminado de la Copa del Rey, en un ejercicio de impotencia y falta de pegada, que deja a Bale sentenciado y a Solari señalado. Al conjunto blanco ya solo le queda la Champions y ahí se la juega mañana, en la vuelta de octavos ante el Ajax, a quien ganó 1-2 en la ida. Se agarra al ‘efecto Vinicius’, que ya da síntomas de estar finiquitado.

En manos de un chaval de 18 años, los rivales han estudiado ya las virtudes del joven Vinicius y realizan sistemas de ayuda para rebajar su incidencia en el juego. Lo consiguió el Barcelona respecto al duelo de Copa del Rey, rebajando la brillantez del brasileño y el desequilibrio en los últimos metros, permitiéndole ensayar su disparo sin puntería desde fuera del área y tapándole espacios para que no exhibiese su habilidad.

Ejercicio de impotencia.

Como le ha ocurrido en un puñado de partidos esta temporada, el clásico podría haber durado un día entero que el Madrid no habría marcado un gol. A cero por segundo clásico consecutivo. Sin un rematador en la zona del 9 y nadie capacitado para desequilibrar un duelo de altura. La impotencia madridista que se respiró en el Bernabéu nació de su falta de gol. Una mala planificación veraniega, sin respuesta en el mercado a la salida del jugador que aseguraba más de 40 tantos por curso, Cristiano, y con el único 9 puro de la plantilla, Mariano, en la grada. Al equipo de Solari le sobró entrega pero le faltó calidad. Por debajo de un dominador Barcelona en todos los aspectos del juego.

Bale, sentenciado.

Fue la apuesta de Solari en busca del gol perdido en un Madrid que en el momento clave de la temporada se queda seco. El galés se instaló en la derecha, donde su influencia en el juego se rebaja, y apenas entró en juego. Además, su aportación defensiva menor en comparación con Lucas Vázquez, provocó el desgaste en otras tareas de Modric para intentar poner freno a las subidas de Jordi Alba. Desequilibrio táctico y aportación nula de un Bale que ya ha acabado con la paciencia de la afición madridista. Tras demostrar las razones de su condición de suplente fue despedido con una sonora pitada cuando fue sustituido. Sus días de blanco parecen contados. De tener que asumir el liderazgo de Cristiano, a situarse el primero en la rampa de salida del club en el próximo mercado.

Solari, sin plan

Acusó el Madrid el desgaste realizado en Copa. No atendió al cansancio acumulado Solari a la hora de realizar un equipo titular con tan solo una novedad en los jugadores de campo –Bale por Lucas–. Se vio un equipo fatigado cuando tuvo que ir por el partido tras verse de nuevo por debajo en el marcador. La gestión de su plantilla no ha sido efectiva.

El mal momento.

Sergio Ramos falló en el gol que decidió el clásico, con Rakitic ganándole la espalda y llegando tarde para evitar su definición repleta de clase. Y fue el reflejo de la impotencia con un codazo en el rostro de Messi que puso la poca polémica a un clásico desigual. Acabó viendo una nueva cartulina amarilla que le provoca sanción también en liga. Mañana no jugará. Y si el Madrid pasa a cuarto, también se perdería la ida. Y un Madrid sin referentes le necesita.