+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Conferencia en el Cercle d'Economia

El Banco de España plantea la reforma de la ley concursal

Pablo Hernández de Cos considera que es uno de los cambios pendientes para mejorar la productividad de la economía española

 

El Banco de España plantea la reforma de la ley concursal -

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS
12/01/2021

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, considera que una de las reformas que debe emprenderse par mejorar la productividad de la economía española es un cambio de la ley concursal, una cuestión básica para asegurar el futuro de las empresas que son viable, aunque estén endeudadas y para liquidar de forma eficaz las que no los son. Durante su intervención en el debate 'El modelo productivo pospandemia', organizado por el Cercle d'Economia, el gobernador han planteado la necesidad de una reforma de concursos de acreedores e insolvencias. "El sistema actual es ineficiente", ha dicho. "Necesitamos un procedimiento ágil y simplificado. Hacer posible que empresas endeudas pero viables puede reestructurar su deuda de manera eficiente. Los mecanismos que tenemos ahora no son ágiles. Las posibilidades de inviabilidad es alta", ha puntualizado en su intervención.

Asimismo, ha justificado que es reforma es indispensable porque "se tiene que poder destruir empresas de manera eficiente. Hay que ser ágiles cuando la empresa no es viable". Según Hernández de Cos, resultaría conveniente establecer procedimientos administrativos ágiles y simplificados, que mejoraran la eficiencia de los procesos de reestructuración, insolvencia y alivio de la carga financiera. Las empresas deudoras con dificultades financieras deberían tener acceso a un marco de reestructuración preventiva que les facilitara continuar con su actividad empresarial cuando aún son viables. La rapidez en la resolución de estas situaciones resulta también esencial para minimizar las pérdidas sociales derivadas del quebranto del valor de los activos por la dilación de los procesos. Asimismo, propone establecer unos procedimientos e incentivos más adecuados que permitirían evitar niveles subóptimos de liquidación de empresas y de destrucción de tejido productivo.

Esta reforma resulta particularmente importante en un contexto como el actual, en el que es previsible un aumento de los procesos de insolvencia personales y empresariales tras una perturbación de la magnitud y naturaleza de la crisis actual. "Más aun en un contexto en el que la respuesta de política económica a corto plazo hace que muy previsiblemente la cantidad de pasivos que las empresas en dificultades tengan frente a las Administraciones Públicas sea muy superior a la de períodos anteriores de crisis".

El mercado laboral

De Cos ha destacado también que la baja productividad de la economía española está también relacionada con algunos de los problemas del mercado de trabajo. Este es el caso, por ejemplo, de la elevada tasa de temporalidad en el empleo, que en el promedio de la última década se ha situado en el 25,2 %, frente al 13,9 % registrado en la UEM.

En este sentido ha recordado que el efecto negativo de la temporalidad sobre la productividad está relacionado con la reducida acumulación relativa de experiencia en el trabajo y con los escasos incentivos para formar a estos trabajadores por parte de las empresas.

También ha planteado la necesidad de reducir la dualidad en el mercado laboral. Para ello, los mecanismos de protección al empleo deberían ser revisados bajo el prisma de compatibilizar la "necesaria protección de los trabajadores con la flexibilidad de las empresas". Y ha considerado conveniente explorar figuras como la de contratos con costes de despido crecientes, que reduzcan las discontinuidades artificialmente elevadas de protección entre diferentes años de experiencia.

El objetivo que debe plantearse la sociedad es reducir la elevada tasa de paro española, muy por encima de la media de la UE, y, particularmente, la tasa de desempleo juvenil, que se sitúa en el 30,5%, frente al 16,3% de la Unión Europea. "Nuestro país necesita reforzar las políticas activas de empleo y de formación".

Envejecimiento de la población, cambio climático, digitalización e I+D son otros de los restos que tiene la sociedad para afrontar la salida de la crisis poscovid. Y como en las anteriores, el gobernador del banco de España, espera que la llegada de los fondos europeos y una distribución transparente y adecuada puedan resultar clave para avanzar en la necesidad de superar esas deficiencias estructurales.