+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPERCUSIONES DE LA SALIDA DE LA UE

España intentará aprovechar el 'brexit' para que Gibraltar deje de ser un paraíso fiscal

El Gobierno descarta dar la batalla por la cosoberanía y espera que el Peñón deje de hacer competencia desleal. Madrid ofrecerá defender los intereses de los llanitos dentro de la UE a cambio de modificaciones en la política fiscal

 

Una mujer camina por La Línea de la Concepción (Cádiz), justo en la frontera entre España y Gibraltar. - AP / DANIEL OCHOA DE OLZA

PILAR SANTOS
14/01/2018

El 96% de los gibraltareños votó en contra del brexit. Querían que el Reino Unido siguiera dentro de la Unión Europea. Los llanitos sospechaban que con la salida, ellos, más que los británicos, tenían mucho que perder. Y será así por una razón principal, porque parten de una situación extremadamente ventajosa, paradisiaca más bien. El Gobierno de Mariano Rajoy, que por ahora cree que ha jugado bien sus cartas diplomáticas, se ha asegurado una posición de fuerza en la negociación que decidirá el futuro de la colonia británica: cualquier acuerdo entre Londres y Bruselas sobre el Peñón tendrá que contar con el visto bueno de España. Y no solo una vez consumada la ruptura total (que el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, propone para el 31 de diciembre del 2020). España también podrá opinar sobre las condiciones que se le aplicarán a ese territorio peninsular en el "periodo transitorio", que empezará el 29 de marzo del 2019, fecha del divorcio.

Las condiciones del "periodo transitorio" (en el que el Reino Unido seguirá siendo parte del mercado único y la unión aduanera, aunque no tendrá derecho a voto) solo se aplicará en la colonia si hay un acuerdo previo entre Londres y Madrid. Si el Ejecutivo español no quiere, el Peñón quedará desde ese momento fuera del mercado único. Con este poder de decisión, más que intentar que el lema "Gibraltar, español" sea una realidad, a lo que aspira en primer término el Ejecutivo es a que deje de ser un "paraíso fiscal", entre comillas. Porque así lo considera el Ejecutivo de Rajoy, que llegó a denunciar su sistema tributario ante la Comisión Europea en 2012, un procedimiento que todavía no se ha resuelto. El presidente lo ha subrayado en algunas ocasiones también. En septiembre de 2013 aseguró que no se puede tener "un paraíso fiscal en plena Unión Europea", aunque no cumplió su palabra de quejarse días después ante la Asamblea General de la ONU como había anunciado. Es un tema que incomoda a Londres y no creyó oportuno dar esa batalla a ese nivel. Ahora, en cambio, el Gobierno considera que ha llegado el momento de intentar que Gibraltar "deje de parasitar la economía del sur de España", una expresión que utilizan fuentes gubernamentales.

32.000 HABITANTES, 14.000 SOCIEDADES

La colonia, que se puede pasear una mañana de norte a sur y de este a oeste (tiene 6,5 kilómetros cuadrados, poco menos que Cornellà de Llobregat), tiene 32.000 habitantes y acoge unas 14.000 sociedades, según datos de las autoridades gibraltareñas. Ofrece unas condiciones imbatibles a las empresas y los ciudadanos de la zona: el impuesto de sociedades se grava con el 10% (el 25% en España), no hay IVA ni impuestos sobre el patrimonio o sucesiones y una persona que se gane muy bien la vida tiene que tributar el 48% de IRPF en Andalucía mientras que en la colonia como mucho paga el 25%. El ministro principal del Peñón, Fabián Picardo, niega que sean un paraíso y defiende un "brexit sensato" también para su territorio. 

La estrategia del Gobierno español, apoyada por el PSOE, es conseguir que los llanitos se den cuenta de que España debe ser su socio principal a partir de ahora. 'El Reino Unido es el pasado y España, el futuro', sería el lema. Madrid venderá que podrá defender la situación de los gibraltareños dentro del club europeo. Pero esa mano tendida no será a cambio de nada: las autoridades del Peñón deberán ceder en algo y la Moncloa quiere que sea en el terreno fiscal. 

ES UNA "TAREA GENERACIONAL"

El líder del PSOE en el Parlamento europeo, Ramón Jáuregui, se resiste a hablar de "paraíso fiscal" como tal y prefiere referirse a Gibraltar como "uno de los diversos territorios" que dentro de la Unión Europea hacen "competencia fiscal desleal" a los socios. Jáuregui cita también a Malta, Luxemburgo, Holanda e Irlanda y defiende la labor de la Eurocámara para echar el freno a esas políticas fiscales. "Estamos reaccionando, Europa es lenta, pero poco a poco estamos mejorando esa situación", dice por teléfono. 

Jáuregui está de acuerdo en la "oportunidad" con la que cuenta España para decidir el futuro del Peñón, pero avisa de que sería un error querer hacerlo todo corriendo. "Hay que olvidar eso de poner la bandera. Es una tarea que trasciende generaciones. Hay que conseguir un clima de confianza con los llanitos para definir ese futuro", afirma. Además, recuerda los beneficios de la riqueza de la colonia en la comarca gaditana del Campo de Gibraltar. Cada día, 10.000 españoles cruzan la frontera y ocupan el 40% de los puestos de trabajo del territorio. Y los gibraltareños, por otra parte, hacen vida y gastan en el sur de Andalucía. El impacto en la zona, según declaró Picardo ante el Parlamento europeo hace un año, es netamente positivo y por eso pide que se permita al Peñón seguir siendo "un motor de crecimiento" del sur peninsular. La respuesta a este intríngulis político-económico se irá forjando en las reuniones técnicas entre representantes de España y del Reino Unido que empezarán en las próximas semanas.  

Temas relacionados
 

Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por Edmundo Alrevés 14:44 - 14.01.2018

La política que hacen nuestros gobernantes sobre Gibraltar, desde que se abrió la verja, nos hace pensar que esto es otra tomadura de pelo más. Gibraltar es un refugio de bandidos ¿cómo van a acabar con esto ellos mismos?