+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

RENACE LA POLÉMICA SOBRE LAS ARMAS DE FUEGO

Dos masacres con una treintena de muertos en total sacuden EEUU

El Paso (Tejas) y Dayton (Ohio) son escenario de sendas matanzas indiscriminadas en zonas públicas y de ocio

 

Una ambulancia, en la zona de la masacre de Dayton. -

EL PERIÓDICO
04/08/2019

Al menos 10 muertos en una discoteca de Dayton (Ohio) se han producido esta madrugada en el segundo tiroteo que se registra en EEUU en menos de 24 horas. La violencia con armas de fuego, una lacra para ese país, se cobró este sábado 20 vidas y dejó 26 heridos en un centro comercial de El Paso, una localidad fronteriza de Tejas, que estaba lleno de familias con niños que realizaban compras. La policía ha señalado que la autoría de los asesinatos corresponde a un supremacista blanco, Patrick Crusius, un joven de Dallas. Según el FBI, el ataque está conectado con un crimen de odio y se investiga la divulgación en internet de un manifiesto xenófobo colgado en el foro 8chan.

Se desconoce, por el momento, la motivaciones que se esconden en el tiroteo de Dayton, aunque uno de los agresores ha sido abatido por disparos de la policía, que busca a un segundo atacante en la zona del tiroteo. El departamento de policía de Dayton ha pedido a través de las redes sociales (@DaytonPolice) colaboración a la ciudadanía.

Ambos episodios ha provocado la repulsa del presidente de EEUU, Donald Trump, y de diversas autoridades estadounidenses.

Crimen de odio en El Paso

Las imágenes de las cámaras del centro comercial de El Paso grabaron al atacante entrando al establecimiento, con un rifle y unos abultados protectores en los oídos, a las 10.39 de la mañana. Ya había realizado disparos en el aparcamiento, como confirman vídeos grabados por testigos, y luego realizó su recorrido asesino dentro de la tienda, sembrando el pánico. La policía llegó a las 10.45.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que el tiroteo de la mañana del sábado parecía ser un crimen de odio, y la policía citó un "manifiesto" que atribuyeron al sospechoso como evidencia de que el derramamiento de sangre fue por motivos raciales. El tiroteo repercutió inmediatamente en la campaña presidencial de los Estados Unidos, con varios candidatos demócratas que denunciaron el aumento de la violencia armada y repitieron los llamamientos para que se tomen medidas más estrictas de control de armas.