+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TIEMPO DE CAMBIOS EN AMÉRICA LATINA

Guaidó ya plantea sacar a Maduro por la fuerza

El presidente reconocido por EEUU y 50 países propondrá esa salida al Grupo de Lima.Borrell afirma que España condenaría una intervención militar y apuesta por la vía democrática

 

Un manifestante lanza una piedra contra policías venezolanos en la frontera con Brasil, este domingo. Un manifestante lanza una piedra contra policías venezolanos en la frontera con Brasil, este domingo. - REUTERS / BRUNO KELLY

ABEL GILBERT
24/02/2019

Las escasas volutas de humo de gas lacrimógeno lanzado este domingo por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en la frontera entre Venezuela y Colombia poco tienen que ver con una disminución del conflicto. Después de fracasar el primer intento de romper los cordones militares con un canal humanitario, la alianza antimadurista parece haber llegado a la conclusión de que se necesitan dar pasos más audaces para acelerar los cambios.

El representante de Juan Antonio Guaidó ante el Grupo de Lima, Julio Borges, dijo que este lunes les propondrá a sus 12 países integrantes adoptar “posiciones firmes que signifiquen una escalada en medidas diplomáticas, políticas y de uso de la fuerza en contra del régimen”. Lo sucedido con los alimentos y medicinas donados en gran parte por EEUU “abre las puertas a una estrategia más determinante, definitiva e inmediata”. La reunión en Bogotá contará con la presencia de Guaidó y el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, quien el domingo dijo que Nicolás Maduro tiene los días contados.

TODAS LAS OPCIONES ABIERTAS

El sábado por la noche, cuando se contabilizaban los heridos y víctimas de las protestas, Guaidó, a quien EEUU y 50 países han reconocido como presidente encargado, ya había avanzado en la senda anunciada por Borges. “Debemos tener abiertas todas las opciones para lograr la liberación de esta patria”. Mientras los camiones con alimentos y medicinas esperan en las fronteras, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía se preparan, junto con Pompeo, para consensuarlas.

El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, ha expresado sus diferencias con la hoja de ruta insinuada. “Hemos advertido claramente que no apoyaríamos y condenaríamos firmemente cualquier intervención militar extranjera, que esperamos que no se produzca”. La solución del conflicto debe ser “democrática” y “pactada entre los venezolanos”. Pasa por “la convocatoria de unas elecciones presidenciales”. Borrell recordó que en estos momentos “hay un grupo de contacto de la UE en Caracas”.

MADURO SE SIENTE GANADOR

El Gobierno cantó victoria ante la oposición a lo largo del domingo. El ministro del Interior, Néstor Reverol, dijo que fueron capturados sicarios “contratados por la oposición” que pretendían cometer asesinatos selectivos. El ministro de Comunicaciones, Jorge Rodríguez, aseguró que fue “rechazada” una agresión contra el territorio. “La Cruz Roja Internacional señaló que la falsa ayuda humanitaria no cumplía con ninguno de los principios básicos de ayuda”. Para Rodríguez, el incendio de un camión con alimentos fue apenas un “montaje” con el que se busca sensibilizar opiniones.

El analista político Luis Vicente León, de escasa simpatía por Maduro, definió el estado de ánimo de una parte de los venezolanos que pensaban seriamente en el 23F como un punto de quiebre de la historia. “Todavía me impresiona el pendular de la opinión pública. Un día cree que todo está listo y enfría el champán y el otro piensa que todo se acabó y es imposible ganar. No es verdad ningún extremo y si no entiende el objetivo alcanzable deja convertir sus éxitos parciales en fracasos”. Maduro, recordó, por ahora tiene “el control territorial y militar completo”. La deserción de casi 100 soldados y suboficiales no cambia el curso de los acontecimientos.

LA PEOR SITUACIÓN

El expresidente de PDVSA y representante de Venezuela ante el Consejo de Seguridad, Rafael Ramírez, dijo que la sociedad debe preguntarse si está dispuesta a “llevar a sus hijos a la guerra” y entrar “en el horror de la muerte y destrucción”. Enfrentado con el Gobierno desde el 2017, Ramírez considera “criminal el llamamiento de la oposición a una intervención militar”. Pero “igual de criminal e irresponsable es la actuación genuflexa, fofa, de Maduro” que “ha debilitado al extremo a nuestra patria, destruyó la economía y corrompió todos los Poderes Públicos”.