+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

mandato de Bolsonaro

Lula, el extremo opuesto a la fiesta de la ultraderecha

Desde la cárcel, el expresidente hace un llamamiento a "no bajar la cabeza" y resistir el giro político que se abre en Brasil

 

Lula da Silva saluda el pasado 6 de abril a los militantes del Partido de los Trabajadores tras conocer la decisión judicial que ordenó su ingreso en prisión. - EFE / MARCELO CHELLO

ABEL GILBERT
01/01/2019

Luiz Inacio Lula da Silva es la inevitable otra cara de la moneda de los fastos de la ultraderecha. El expresidente ha recibido el nuevo años solo en una celda de Curitiba, en el sur brasileño. Mientras sus confesos enemigos festejaban, Lula, acompañado apenas por decenas de simpatizantes en las afueras de la prisión, hizo un llamamiento a los brasileños estupefactos por el giro político que vive el país a la “resistencia y la lucha”.

Lula cumple una condena de 12 años dictada en un juicio durante el cual el tribunal se conformó con tener “indicios” de corrupción. “Fui arrestado sin haber cometido ningún crimen, condenado sin pruebas y sin derecho a un juicio justo, pero no me siento solo”. El exmandatario ha pedido a los militantes del Partido de los Trabajadores (PT) que no “bajen la cabeza”, ni que se dejen arrebatar “la alegría de vivir y de batallar por días mejores”.

HAMBRE Y PARO

El expresidente brasileño recordó que, desde el derrocamiento de su sucesora Dilma Rousseff, a fines del 2016, y a lo largo del Gobierno interino, se crearon las condiciones para la victoria de Bolsonaro. “El hambre ha vuelto a nuestro país, el paro está rondando millones de hogares” y “los derechos de los trabajadores están siendo destruidos”.  Por último, se permitió glosar una canción de Chico Buarque que tuvo honda significación en los años setenta, bajo la dictadura: “A pesar de usted /mañana va a ser otro día”.