+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA PORTADA Y CONTRAPORTADA LA HA REALIZADO EL ARTISTA PLACENTINO MISTER PIRO

Su disco más íntimo y natural

‘Todo me arde, todo me hiela’ es el título del segundo trabajo del cantante placentino, Lino Suricato. Verá la luz a lo largo del año, pero ya se pueden escuchar tres temas

 

Lino Suricato, en el recinto de Torre de Lucía, donde ha actuado en alguna ocasión. - TONI GUDIEL

Un nuevo disco. Tres nuevos sencillos. Colaboraciones especiales. Y ganas, muchas ganas. Eso es lo que se puede decir de Ángel Hernández, más conocido como Lino Suricato, que a lo largo de este año sacará a la luz su segundo disco, ‘Todo me arde, todo me hiela’, del que ya se conocen tres canciones, una de ellas junto al Canijo de Jerez. El confinamiento, y la situación actual, le obligan a ir lanzando sus temas a través de plataformas digitales y a tener que ir cancelando algunos conciertos programados.

Lino Suricato, placentino de nacimiento y afincado en Madrid, formó su propio grupo, ‘Cuarto Creciente’, con apenas 14 años. Tras casi un centenar de conciertos graban el EP ‘Algarabía’, muy poco antes de disolverse el grupo. “Mi padre me inculcó el amor por la música y desde pequeño siempre he tenido una guitarra en la mano y curiosidad por componer canciones”, asegura el cantante.

Así, llega a Madrid y empieza a fraguarse su nueva etapa en solitario y a su proyecto más personal. Por ello, en 2015, gracias a una campaña de crowdfunding (para recaudar dinero) edita su primer álbum ‘No sé qué pasará mañana’ (2016), en el que colaboran Duende Josele e Isma Romero. Algunos de los temas más conocidos de este trabajo son ‘Otro día que se va’, ‘Loco por vivir’ y ‘Pies descalzos’. Da más de 50 conciertos por todo el país y lo culmina con la actuación en el Festival Womad, de Cáceres.

De esta manera llega el año 2018 y vuelve al estudio, bajo la producción de nuevo de Candy Caramelo, para grabar su segundo disco, ‘Todo me arde, todo me hiela’, que verá la luz a lo largo de este año. “Este es un trabajo que me ha costado más componerlo, pero es un disco más maduro y más natural, más íntimo, más directo y con un matiz más eléctrico, pero mantiene mi esencia, pero con un toque distinto. Cada disco es un espejo de lo que llevas dentro”, explica Ángel.

De este nuevo disco ya se conocen tres sencillos “que hemos lanzado a través de plataformas digitales, porque nos ha pillado con todo el confinamiento y era la única forma de promocionarlo”. ‘Tengo que olvidarte’ ya salió en junio del año pasado, pero ‘Tú’ salió el 20 de marzo y ‘Roto’, el último en ver la luz se dio a conocer el pasado 17 de julio. En este último cuenta con la colaboración del Canijo de Jerez. “Para mí es un orgullo cantar con él. Nos conocemos desde hace muchos años y siempre que cantaba este tema me venía él a la mente. Se lo propuse, aceptó y yo encantado de ello”, señala Lino. También comparte una exclusiva y es que el artista placentino, Mister Piro, “ha hecho la portada y contraportada del disco, lo que le agradezco mucho también”.

Hasta el momento, las canciones “están teniendo buena acogida, lo que agradezco muchísimo”. El artista confiesa que el confinamiento “ha sido duro, como le ha pasado a todos”, pero lo ha dedicado a “componer, maquetar y grabar versiones de sus temas, más que a dar conciertos por las redes, como han hecho otros compañeros, aunque alguno si he dado”. Está seguro que “al sector de la cultura nos ha afectado y nos afecta mucho toda esta situación, porque no tenemos apoyo, los conciertos están muy parados y no se sabe que pasará finalmente”.

En su caso, “he tenido la suerte de no tener conciertos durante el confinamiento”, porque su disco no saldría hasta finales de verano, “pero ya ha habido alguno que se ha cancelado, otros se han aplazado y otros que están en el aire por ver si se pueden realizar con todas las medidas de seguridad correspondientes”, subraya Lino Suricato.

Al cantante le gustaría colaborar con otros artistas y hacer cosas juntos. “Ya hay algunos planes en el aire, porque la idea es juntarme con más gente y aprender siempre de la otra persona, porque compartir siempre suma”. Se muestra “feliz, de que cada vez haya más gente que se suba al barco de mi música y que llegue a más personas”. Para él, “cada concierto es especial”, pero si se tuviera que quedar con alguno “sería con el del Womad, por estar en ‘casa’ y fue muy especial, porque no me lo esperaba; y con el del final de gira en el Café La Palma de Madrid, el colofón a un sueño hecho realidad”, sentencia Ángel.