+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El torero abre la puerta grande de las Ventas

Ferrera revienta Madrid con su maravillosa inspiración y su sublime toreo

 

Perera, a hombros, en la plaza de Las Ventas de Madrid. -

JAVIER LÓPEZ

MADRID
01/06/2019

El torero Antonio Ferrera ha incendiado hoy la Feria de San Isidro con una actuación enorme, de suma maestría, inspiración y torería, que le valió para cortar tres orejas y abrir así la Puerta Grande de la primera plaza del mundo.

Ferrera llegaba con la incertidumbre del personal, preguntándose todavía qué demonios había pasado con el ya famoso lío del puente y el río. Había serias dudas sobre el estado físico y anímico del balear, si realmente estaría en plenas facultades de hacer frente en plenas facultades a su triple paso por San Isidro

Y Ferrera respondió como mejor podría hacerlo, en el ruedo y con una tarde memorable, inconmensurable, de ésas que quedarán en la retina del aficionado gracias a su maravillosa inspiración y la enormidad de su toreo. Cortó tres orejas como tres soles y abrió una Puerta Grande tan merecida como incuestionable.

Después de recibir una ovación por parte de los tendidos (solo Dios sabe por qué) Ferrera hizo un desglose de tauromaquias antiguas con sabor a tequila, tabasco y rancheras para firmar una obra de arte a su primero, con el que esculpió algo tremendamente bello, inaudito, emocionante y distinto a todo lo demás.

El "Quite de Oro", que creó el torero azteca Pepe Ortiz a principios del siglo XX y que Ferrera evocó aquí, ya hizo que la gente se mirara entre sí tan sorprendida como maravillada. Pero hubo más. El inicio de faena de muleta fue un recuerdo al gran Rodolfo Rodríguez "El Pana", quizás como un homenaje ahora que se cumplen tres años de su trágica muerte.

Y ya lo que vino después fue una oda al arrebato, la naturalidad, y la torería. Todo con apabullante personalidad, gusto y suavidad ante un toro muy noble y con mucha calidad, para soñar el toreo.

Esa manera tan "enfrontilada", tan vertical y encajada a la vez de torear por naturales provocó el delirio de los tendidos, conscientes de que lo que estaba pasando era único en su especie.

La plaza era un manicomio, más cuando Ferrera montó la espada a diez metros del astado, dejárselo venir a cámara lenta para agarrar después una contundente estocada. Parecían que iban a caer las dos orejas, pero el usía, en otra sintonía totalmente distinta a las de las cerca de 20.000 personas que hoy cubrieron los tendidos de Las Ventas, se encargó de forma vergonzosa de aguar la fiesta.

Ferrera paseó una sola entre un auténtico clamor, tanto que tuvo que dar dos vueltas al ruedo. La bronca posterior al palco fue descomunal.

Pero la tarde del de Bunyola no podía quedar en eso. Había que redondear. Y vaya si lo hizo ante un cuarto mas basto de hechuras y al que Ferrera fue sobando poco a poco, consintiéndolo, dándole sus tiempos y pausas, para acabar después cuajándolo de forma exultante en el tercio.

Qué manera de romperse otra vez, y qué manera de torear con tanto sentimiento y tanta enjundia. Hubo momentos a cámara lenta, otros de arrebato total, pero todos, absolutamente todos, con una autenticidad y un regusto sublime.

Quizás no fue faena tan arrolladora como la anterior, pero sí de más sapiencia y maestría. En la suerte de recibir volvió a enterrar el acero, que cayó un punto caído. Y otra vez la plaza a blanca de pañuelos en demanda del doble trofeo que el presidente, para compensar la metedura de pata anterior, esta vez sí concedió.

Para el resto de la tarde cabe destacar otro buen homenaje, el que brindaron los toros de Zalduendo al que fuera su criador: Fernando Domecq, uno de los grandes ganaderos de la modernidad, recientemente fallecido.

Frente a ellos se vio a un Luis David muy entregado, sobre todo con el sexto, al que no volvió la cara después de lanzarlo violentamente por los aires (aunque su toreo siga siendo más de cantidad que de calidad); y un Curro Díaz que dejo momentos aislados de mucha calidad con el lote menos claro.

FICHA DEL FESTEJO

Toros de Zalduendo, bien presentados aunque con ciertas desigualdades de hechuras, y de interesante juego. Destacó la clase del primero, lo mucho que se dejó el tercero; cómo el rompió el cuarto gracias a las magistrales manos de Ferrera, y la movilidad y transmisión del sexto. El segundo, noblote, le faltó finales; y el quinto fue un manso y huido.

Antonio Ferrera, de verde esperanza y oro: estocada recibiendo dejándoselo venir desde diez metros (oreja con fuerte petición de la segunda, dos vueltas al ruedo y tremenda bronca al palco por denegarla); estocada caída en la suerte de recibir (dos orejas tras aviso).

Curro Diaz, de azul noche y oro: estocada trasera (ovación); estocada (ovación).

Luis David, de burdeos y oro: buena estocada (ovación); dos pinchaos, media (palmas tras aviso).

La plaza registró menos de tres cuartos de entrada (16.977 espectadores, según la empresa) en tarde calurosa. 

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España