Opinión

Felipe Sánchez Barba

Guadalupe: tres décadas bajo el distintivo Unesco

El Real Monasterio de Santa María de Guadalupe fue declarado Patrimonio de la Humanidad en la Conferencia celebrada en Cartagena de Indias el año 1993

Guadalupe.

Guadalupe. / Gabriel Sánchez

Hoy se cumplen treinta años, desde que la Organización de las Naciones Unidas, para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) tomase la decisión de que mi rincón preferido, el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, fuese declarado Patrimonio de la Humanidad.

Fue en el seno de la 17 Conferencia sobre la Protección Cultural y Natural, celebrada en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias entre los días 6 y 11 de diciembre de 1993. La inscripción oficial de este Santuario y Monasterio en la lista oficial se produjo con fecha de 11 de diciembre de 2023, con la rúbrica del Director General de la UNESCO, Don Federico Mayor Zaragoza, especificándose en el documento esta frase: "La inscripción en esta lista confirma el valor excepcional de un sitio cultural o natural que debe ser protegido para el beneficio de la humanidad."

Hoy toca recordar el momento, celebrarlo y cómo no agradecer el esfuerzo y el trabajo de las personas que tuvieron un papel capital en la consecución de este logro, entre las cuales cito a las siguientes: Juan Carlos Rodríguez Ibarra (Expresidente de la Junta de Extremadura), Antonio Ventura Díaz (Exconsejero de Cultura de la Junta de Extremadura), José María Soriano Llamazares (Exdirector de Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura), Fray Sebastián García, q.e.p.d. (Archivero entonces del Real Monasterio) y Fray Serafín Chamorro, q.e.p.d. (Guardián del Monasterio en aquella época).

También corresponde reivindicar el protagonismo que Guadalupe y su Monasterio no deberían perder en esta efemérides, que aunque ya es algo tarde, como se suele decir "Nunca es tarde si la dicha es buena". Estamos a tiempo de poder emprender un plan de actividades y de promoción de este lugar, para conmemorar los 30 años de su declaración como Patrimonio Mundial y por qué no, al igual que en el vigésimo quinto aniversario o en los últimos años jubilares, solicitar la declaración de acontecimiento de excepcional interés público antes de que se aprueben las cuentas de 2024 por el Gobierno de la nación. Si se quiere se puede. 

Hace unos días así se lo trasladé -vía email- a la Presidenta regional, la Señora Guardiola. Otros lo están haciendo y nosotros, aunque pequeños en población y entidad local, somos enormes en Historia y Cultura, además de ser el símbolo de la identidad regional. Vamos a por ello, sin complejos y con sobrada fundamentación. 

Como dice una conocida parábola del Evangelio de San Mateo (13:9.15): "Quien tenga oídos que oiga". 

*El autor es gerente de Aprodervi