Como antes de la pandemia. Así se han vivido este jueves las fiestas del barrio de San Juan de Plasencia. Pocos quieren perderse la feria chica de la ciudad y ha vuelto a demostrarse, con las calles del entorno de la falla llenas de gente y eso a pesar del chaparrón que cayó poco antes de que ardiera.

No obstante, la climatología permitió que hubiera fuegos artificiales, muy valorados por el público y, ya a medianoche, llegó el momento de que ardiera la falla, dedicada este año precisamente al covid, representado en tamaño gigante. Tampoco faltó Putin y los chascarrillos de Tino Neria.

La falla de San Juan, en Plasencia, antes de arder. TONI GUDIEL

En este caso, el agua que había caído sí afectó a la falla y la traca "empezó muy bien, pero luego se paró porque, como se había mojado la falla, no consiguió llegar al centro". La actuación de los bomberos permitió solucionarlo y las llamas hicieron su aparición para destruir lo construido.

Además, a pesar de la temperatura, se recuperó otra tradición, la de los manguerazos de los bomberos a quienes quisieran recibirlos, que acabaron calados, pero felices.

'Manguerazos' de los bomberos, en las fiestas de San Juan de Plasencia. TONI GUDIEL

"Ha salido todo muy bien, todas las actividades, la gente tenía ganas de fiesta y nos ha dado la enhorabuena".

Últimos días de actividad

Las fiestas continúan este viernes con una eliminatoria del campeonato de tute a las 18.30 horas y baile con la orquesta Eternity desde las 22.30 horas.

Este sábado, a las once habrá una jornada de puertas abiertas del club de piragüismo Río Jerte; una comida de hermandad a las tres; la final del campeonato de tute a las siete y la actuación del mago Andy a la misma hora y baile con Santos Music desde las 22.30 horas.

Ya el domingo, la celebración terminará con la misa a las doce con música de Ars Nova, reparto de ponche y dulces a las 12.45 horas y la actuación del grupo Chispa, a partir de las nueve de la noche.