PRIMERA TOMA DE CONTACTO

Nace un nuevo MSU para luchar por el futuro de Plasencia y la zona norte

El propósito es unir el tejido empresarial y social y reclamar el desarrollo económico

El movimiento hará propuestas para acceder a los nuevos fondos europeos

Francisco Martín expone las claves del nuevo MSU en Plasencia.

Francisco Martín expone las claves del nuevo MSU en Plasencia. / TONI GUDIEL

Raquel Rodríguez Muñoz

Raquel Rodríguez Muñoz

Hace 20 años, el Movimiento Social por la Universidad, MSU, se adelantó a los partidos políticos presentando un proyecto para la ciudad, Plasencia siglo XXI. Hoy, el tejido empresarial y social de Plasencia y nueve comarcas del norte han desempolvado la marca MSU para luchar unidos por un proyecto común, el de elaborar propuestas y reivindicarlas en las instituciones para conseguir el desarrollo económico, «sostenible y equitativo, integral» de la zona y no solo evitar la despoblación sino atraerla.

Francisco Martín, exdirector general de Turismo y que ya coordinó el MSU en el 2003, ha ejercido de nuevo de portavoz y anfitrión en un encuentro que ha tenido lugar en el hotel Ciudad del Jerte y ha reunido a grupos empresariales como la FEP, Cámara de Comercio, Círculo Empresarial, Coepca, los 9 grupos de acción local de las comarcas del norte, Universidad, colectivos vecinales y asociaciones de turismo, cultura y medioambiente.

La intención es hacer un frente común y Martín ha destacado que el momento es «ahora» porque «se están diseñando los planes territoriales» y porque además, en el 2024 se empiezan a ejecutar fondos europeos, 3.597 millones de euros que deberán estar invertidos como mucho en el 2029.

"Plasencia y el norte también existen"

El MSU quiere poder participar con sus propuestas y sus demandas, que transmitirán «al Gobierno de Madrid, a la Junta de Extremadura, a la Diputación de Cáceres y a la Unión Europea» y el mensaje es claro:«El norte también existe».

Un norte que abandona el localismo para tener una visión de conjunto, de Plasencia con el Valle del Jerte, La Vera, el Ambroz, Las Hurdes, Sierra de Gata, Trasierra-Tierras de Granadilla, Monfragüe, Alagón y Campo Arañuelo.

Martín ha defendido la necesidad de retomar el MSU por la «ausencia clamorosa de inversiones estructurantes públicas» en un territorio con más de 220.000 habitantes, «no solo ahora, sino que se viene arrastrando», y ha resaltado el propósito de unirse para que esto cambie.

La idea es crear grupos de trabajo para elaborar las propuestas; pedir transparencia para conocer los proyectos ya previstos, "con nombre y apellidos, luz y taquígrafos" y reclamar inversiones concretas para los fondos aún sin destino.