CUIDAMOS TU SALUD

Cómo evitar y eliminar la placa dental

Tener una higiene bucodental deficiente o malos hábitos alimentarios propician la aparición de sarro.

Consejos para evitar y eliminar la placa dental

Consejos para evitar y eliminar la placa dental

Redacción

La placa dental es una película pegajosa incolora o de un color amarillento que, mayoritariamente, está compuesta por más de 200 especies de bacterias diferentes, agua, células, glóbulos blancos y restos alimentarios, y que se acumula entre los dientes y a lo largo de la línea de las encías.

Con una buena higiene, la acumulación de placa se puede eliminar, tal como afirma la odontóloga y especialista en Estética y Antiaging dental de Corachan Dental y Maxilofacial, la Dra. Elisabet Sánchez:

Si no se lleva a cabo esa exhaustiva limpieza -añade-, con el paso del tiempo la placa solidifica en forma del llamado sarro, para cuya eliminación es necesario acudir al dentista”.

El pH de la saliva, que varía según la persona, determina que tengamos más facilidad en producir sarro. En el caso de los pH que tienen un nivel de acidez alto, el esmalte dental se debilita con más facilidad y eso lleva a ser más vulnerables a las caries, pero no necesariamente a la acumulación de sarro. En cambio, un pH con poco nivel de acidez lleva a ser más propensos a la formación de sarro, pero menos a las caries.

Hay factores comunes en todas las personas que propician la salida del sarro, como la mala higiene bucodental o los malos hábitos alimentarios. El consumo de azúcar, bebidas gaseosas, vino o el tabaco alteran el pH de la saliva y la placa bacteriana. También la mala posición de los dientes favorece el cúmulo de sarro.

Prevención

La placa dental se puede evitar teniendo unos buenos hábitos que comprenden:

  • Un buen cepillado.
  • Completar el cepillado con un cepillos interproximales, hilo interdental, arcos dentales, limpiadores linguales y colutorio.
  • Llevar una correcta alimentación. Si se toman alimentos que favorezcan más el sarro, como son los refrescos, el vino, el té, los dulces, las bebidas alcohólicas, el tabaco o el abuso de colutorios con clorhexidina, se debería realizar una buena limpieza de la cavidad oral después de consumirlos.
  • Acudir al dentista cada 6 meses o un año.
  • Y realizar limpieza bucales profesionales, en la consulta del odontólogo, una o dos veces al año. “Esto puede ayudar a prevenir problemas como la caries y la enfermedad de las encías (gingivitis o periodontitis).

"Es importante que cuando se realice la higiene bucal con el higienista de confianza, este le explique al paciente cuál sería el cepillo más conveniente para él”, comenta la Dra. Sánchez.

También señala que, “según la técnica con la que cada paciente se sienta más cómodo, se le aconsejará un cepillo manual o eléctrico, pero el cepillo eléctrico consigue reducir la placa de manera más efectiva casi un 11% más y la gingivitis casi un 6%, con respecto al uso de cepillos de dientes manuales”.

En las higienes dentales, también se le aconseja a cada paciente la mejor pasta que tiene que utilizar, dependerá de su punto débil, como puede ser tratar la sensibilidad, el sangrado de las encías, caries, etc...

Es recomendable realizar limpieza bucales profesionales, en la consulta del odontólogo, una o dos veces al año

Es recomendable realizar limpieza bucales profesionales, en la consulta del odontólogo, una o dos veces al año

La higiene correcta en casa

Tal como apunta la Dra. Elisabet Sánchez, “es importante que los profesionales de sector, odontólogos e higienistas dentales formemos a los pacientes, desde muy temprana edad, en los hábitos correctos y les enseñemos a utilizar de manera óptima cepillos, hilo dental, interproximales e incluso colutorios.

Cada paciente es diferente y tenemos que ayudarles a elegir lo más correcto para su higiene”. Si tenemos una correcta higiene bucodental diaria eliminaremos la placa dental y evitaremos la aparición del sarro.

Se recomienda cepillarse los dientes tres veces al día, una después de cada una de las comidas principales. El cepillado debe durar 3 minutos para que nos dé tiempo a acceder bien a todas las partes de los dientes. Y, en el caso del colutorio, se aconseja un enjuague de entre 30 segundos y un minuto.

“El correcto cepillado empezaría en los molares posteriores, que son los de mayor riesgo de caries e ir avanzando de atrás hacia delante”, puntualiza la Dra. Sánchez. “Se van realizando movimientos verticales, desde la encía hasta el diente, colocando el cepillo en un ángulo de 45 grados respecto a la pieza dental.

Nunca deberemos cepillarnos en dirección horizontal, y es muy importante también hacerlo sobre la cara interna de los dientes”, precisa el especialista. “Si se utiliza un cepillo eléctrico, la técnica es mucho más sencilla, ya que solamente dejaremos unos segundos el cepillo en cada diente y lo pasaremos por todas las partes de los dientes, finalizando con un enjuagado”, añade.

Sobre el colutorio, la especialista de Clínica Corachan indica que “aunque es importante utilizar un colutorio adecuado para cada paciente, en general, se aconseja uno CPC (o cloruro de cetilpiridinio)”.

Explica que la función de esta solución líquida es “pegarse a los gérmenes de los dientes y hacer que estallen, con lo que impide que dichos patógenos se acumulen y puedan causar problemas.

Y hay que tener en cuenta que utilizar colutorio con alcohol puede empeorar el efecto sobre el brillo, el color, la dureza y el desgaste de las restauraciones de compuestos dentales, por lo que en ese caso se debe preguntar a su dentista o al higienista dental”.

Sobre los dentífricos blanqueadores

La dentífricos blanqueadores -señala la Dra. Sánchez- “con una limpieza profunda, eliminan los pigmentos depositados por algunos alimentos como el café, la nicotina y los colorantes. Realizan una especie de pulido en los dientes, pero los resultados son mínimos. Si quiere apreciar un buen resultado, se deberá preguntar a su dentista o higienista para informarse sobre técnicas más avanzadas y profesionales”.

Para evitar que las encías sangren, conviene mantener una buena higiene dental y constante, o bien mejorar la técnica con formación o utilizar un cepillo eléctrico.

Además de las recomendaciones de visitar al dentista para una limpieza profesional una o dos veces al año, evitar el consumo de tabaco, y mantener una dieta equilibrada, la odontóloga Elisabet Sánchez también aconseja reducir el estrés y consultar con un médico para saber si se presenta alguna deficiencia de vitaminas.