NEUROLOGÍA

El gran reto de la epilepsia: controlar las crisis cuando son resistentes a los fármacos

Se considera epilepsia refractaria cuando no se ha conseguido un control prologando de las crisis durante un año tras el fallo de dos medicamentos antiepilépticos

¿Qué es la epilepsia refractaria que afecta al 30% de los pacientes diagnosticados?

¿Qué es la epilepsia refractaria que afecta al 30% de los pacientes diagnosticados? / Freepik

Rafa Sardiña

Rafa Sardiña

La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas más frecuentes. A nivel mundial, hay entre 50 y 60 millones de personas epilépticas.

En España, hay aproximadamente 500.000 diagnosticados con epilepsia, de los cuales un 70% tiene un buen control sobre este trastorno cerebral que produce convulsiones durante un tiempo determinado

Estos pacientes controlan estas crisis epilépticas con medicamentos antiepilépticos y son capaces de “llevar una vida más o menos normal”, como explica a ‘Guías de Salud’ el doctor Pablo Quiroga, neurólogo y neurofisiólogo del Hospital Universitario de Almería.

Qué es epilepsia refractaria

Un 30% de los pacientes con epilepsia son resistentes a fármacos, o lo que es lo mismo, sufre epilepsia refractaria.

  • “Eso supone que ahora mismo, se enfrentan a una vida mucho más limitada”.

Se considera epilepsia refractaria cuando no se ha conseguido un control prologando de las crisis durante un año tras el fallo de dos medicamentos antiepilépticos

  • La mayoría de estos pacientes tienen una dependencia total, con deterioro y retraso cognitivo.

No obstante, aunque se pensaba que “no se podía hacer nada más por ello”, gracias a los tratamientos quirúrgicos son capaces de mejorar “notablemente” su calidad de vida, pese a que permitan controlar sus crisis epilépticas al cien por cien.

Los tratamientos para la epilepsia farmacorresistente

En los últimos años, y por el avance en la ciencia, “han aparecido varios fármacos que están ayudando a estos pacientes” a mejorar el número de convulsiones.

Por ejemplo, cannabidol altamente purificado. Está indicado para el tratamiento, junto con clobazam, de las convulsiones asociadas al síndrome de Lennox-Gastaut y al síndrome de Dravet en pacientes de dos años o más. También para su uso complementario para el tratamiento de las convulsiones asociadas al CET, en pacientes de dos años o más.

La experiencia con este fármaco indica que es efectivo y cuenta con un buen perfil de seguridad.

Otro de ellos es cenobamato, indicado para personas con epilepsia focal (afectada a un grupo delimitado de neuronas) farmacorresistente

Según los ensayos clínicos realizados para la aprobación de este medicamento, que llegó a nuestro país a finales del año pasado, el 20% de los pacientes tratados con este medicamento alcanzó la libertad de crisis durante al menos un año

Cirugía de la epilepsia: en qué consiste

Mediante la cirugía se puede eliminar, o al menos controlar, la epilepsia refractaria.

Actualmente, existen dos tipos de intervenciones quirúrgicas que, a diferencia de las que se realizaban en el pasado, son mínimamente invasivas.

  • Ablación láser. Se introduce una sonda láser en el cerebro (a través de un orificio muy pequeño) y se descarga energía para destruir el foco epiléptico. No se daña ningún tipo de tejido cerebral con funciones cognitivas.
  • Termorregulación con radiofrecuencia. Consiste en la implantación de electrodos en el cerebro para delimitar las zonas donde se generan las crisis epilépticas mediante un registro de electroencefalograma. Se estima que la mitad de los pacientes que se someten a este tratamiento presentan una mejoría de la frecuencia de las crisis epilépticas. La tasa de complicaciones es realmente baja.

¿Qué pasa si no se controlan las crisis epilépticas?

El 30% de los españoles que han sido diagnosticados con epilepsia, pero que no son capaces de controlar las crisis epilépticas mediante fármacos (epilepsia refractaria), tienen un mayor riesgo de presentes problemas de salud mental (como ansiedad y depresión) y de muerte súbita.

Es lo que se conoce como SUDEP (repentina e inesperada, no traumática, con o sin evidencia de crisis y en la que la autopsia no muestra otra causa de muerte).

De hecho, es una de las principales causas de mortalidad en pacientes con epilepsia.

También se producen “alteraciones en el desarrollo sexual, del control de impulsos e incluso para poder conciliar adecuadamente el sueño”. 

¿Cuáles son los síntomas de la epilepsia?

Las crisis epilépticas son espontáneas, e incluyen.

  • Convulsiones
  • Pérdida de conocimiento
  • Rigidez muscular
  • Movimientos incontrolables de brazos y piernas
  • Miedo o ansiedad

La duración aproximada es de entre 1-5 minutos

¿Puede aparecer a cualquier edad?

El doctor Quiroga, presidente de la Sociedad Andaluza de Epilepsia, señala que afecta a todas las edades, aunque la incidencia es mayor en los primeros años de vida y en la tercera edad.

Y, aunque muchas personas lo desconozcan, la epilepsia se puede prevenir. Hay más riesgo de padecer este trastorno cerebral si:

  • Se ha sufrido algún tipo de lesión perinatal.
  • Alguna infección del sistema nervioso central (encefalitis, meningitis…).
  • Cuando se ha tenido algún traumatismo craneoencefálico.