Un brillo comparable a la luna. Es el destello que se pudo ver anoche atravesando el cielo de la provincia de Badajoz. Una bola de fuego entró en contacto con la atmósfera tras desprenderse de un asteroide, en la noche de este 21 de enero, a las 00.42 horas.

Según recoge el canal de Youtube 'Meteors', el director del proyecto SMART, el astrofísico José María Madiedo del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), ha llevado a cabo el análisis del evento y, de acuerdo a sus resultados, el fenómeno se produjo al entrar en la atmósfera del planeta una roca a una velocidad de unos 89 mil kilómetros por hora. La roca procedía de un asteroide. Estas rocas que impactan contra la atmósfera de la Tierra se denominan "meteoroides".

El violento rozamiento con la atmósfera a esta enorme velocidad provocó que la superficie de la roca (el meteoroide) se calentase hasta alcanzar una temperatura de varios miles de grados centígrados y se volviese incandescente, generándose así una bola de fuego que se inició a una altitud de unos 94 km sobre la localidad de La Albuera. Partiendo de ese punto inicial, avanzó hacia el noroeste, y terminó a a unos 29 km de altitud sobre la localidad de Sagrajas. La distancia total que recorrió la bola de fuego en la atmósfera de nuestro planeta antes de extinguirse fue de unos 73 km. La roca se desintegró completamente en la atmósfera, sin que ningún fragmento pudiese llegar al suelo.