Es poetisa en un mundo que parece haberse olvidado de la poesía. Estudió el doble grado de Periodismo y CAV en Madrid. Trabaja en una agencia que trata de conseguir socios para oenegés, le gustan las puestas de sol de la ciudad, desde un balcón, el modo en que se cuelan los rayos por los edificios que evocan la naturaleza atravesando los obstáculos de la urbe.

-¿Se puede hacer poesía del periodismo?

-Sí. Existen poetas que han hecho poesía del periodismo o periodismo de la poesía. La poesía tiene una carga muy relacionada con la sociedad, con la actualidad y con las cosas que pasan que al final son las que nos mueven. Estamos conectados.

-¿El periodismo debe escocer para hacer reaccionar a la masa?

-Hay diferentes tipos de periodismo. Una cosa es el generalista que básicamente tiene una función informativa y el derecho a la información es un derecho universal, de modo que posee un valor importante. Pero luego hay periodismo cultural, divulgativo, depende de cada área, de su formato, de su canal y su público. Si lo miras desde la utilidad social del periodismo, creo que debe escocer para causar reacción. Aunque no nos podemos olvidar de que hay muchos temas y enfoques.

-¿Los nuevos poetas rivalizan con la crítica?

-Ahora la poesía tiene tanta diversidad de públicos y de enfoques que ni siquiera pienso que sea criticable. La crítica de la nueva poesía y de los nuevos poetas es más una cosa interna del gremio que una crítica externa que se enfrente a ellos.

-¿Cómo es su día a día?

-El trabajo que realizo me gusta, me permite ser creativa y me permite escribir, dos cosas que para mí son fundamentales. Sé que no podría dedicarme a un trabajo monótono y en el que no pudiera fluir. Además, el hecho de que el sector sea social me motiva todavía más; al fin y al cabo, cuento historias reales de personas que sufren los efectos de las muchas injusticias, desde el hambre o la violencia hasta enfermedades tropicales.

-¿Escribe con música?

-A veces escuchando música, otras viendo una película y me da una idea de lo que quiero. De todas las maneras me inspiro.

-¿Lorca siempre será eterno?

-Siempre será eterno porque es uno de los poetas más grandes del país, aparte de que sus textos eran muy buenos, su historia personal ha trascendido a su trabajo y eso le hace eterno.

-¿Mar o montaña?

-La montaña, ya que las olas me dan un poco de miedo y el mar me da mucho respeto. La montaña me parece más segura.

-¿Dónde se tumbaría a ver una puesta de sol?

-Me encantan las puestas de sol de la ciudad, desde un balcón, la manera en la que se cuelan los rayos por los edificios. Es como la naturaleza atravesando los obstáculos de la gran urbe.