+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

iNVESTIGACIÓN JUDICIAL

Nadia sale en 41 fotos sexuales en las que sus padres practican sexo

El togado que investiga la estafa instruirá el proceso por explotación sexual. El juez no se cree la versión de los progenitores de que la niña dormía

 

Los padres de Nadia con la pequeña. - ARCHIVO

BARCELONA
18/01/2017

Según el último auto de la Seu d’Urgell que investiga la supuesta estafa cometida por los padres de Nadia sobre los fondos recuadados por estos para costear los tratamientos para la enfermedad de la niña, 41 fotografías muestran a los padres de Nadia Nerea manteniendo relaciones sexuales, según el último auto del juez de la. En esta resolución, el togado acordó abrir una investigación separada contra los progenitores de la niña por los delitos de exhibicionismo, provocación sexual y explotación sexual. Esta causa, que fue remitida al decanato para que se repartiera, ha caído, precisamente en este mismo juzgado. Es decir, el mismo magistrado investigará todo.

El juez detalla en el auto que los Mossos encontraron en un dispositivo informático un total de 50 fotografías. En el primer grupo de imágenes, compuesto por 41 fotos, se ve como los padres de Nadia mantienen relaciones sexuales en la misma cama en la que se encuentra la menor.

En alguna de estas fotos se puede ver los pies de la menor. El magistrado detalla que las imágenes muestran diferentes posturas sexuales, movimientos alborotados, primeros planos de los genitales de la pareja, felaciones y «especialmente la utilización de flash para su obtención. En definitiva, no pueden calificarse de discretas», subraya la resolución.

El juez tamopco da veracidad a la versión de los padres de que las imágenes sean un recuerdo familiar, pues «están agrupadas en carpetas en las que únicamente existen fotos de la menor desnuda». Los progenitores declararon sobre las posturas de la niña en algunos retratos que se «deben a su carácter espontáneo y juguetón». El magistrado no discute «dicho carácter», pero «sí entiende que corresponde a los padres velar por no retratar dichos momentos, especialmente si la menor está desnuda y en posiciones indiscretas». La niña aparece tumbada en el sofá con la mano en los genitales.

LA NIÑA ESTABA DESPIERTA / El instructor del caso no se cree, según el mismo auto, las explicaciones de los padres de que la menor se encontraba dormida durante la relación sexual y que no tuvo conocimiento de la misma. Primero, porque la niña se encuentra a escasa distancia de los progenitores, en el mismo colchón. «A unos escasos centímetros», puntualiza. También puede apreciarse en el fondo de las imágenes la televisión encendida y los pies de la menor en diferentes posturas.

Este última extremo, a su entender, permite sospechar que Nadia no estaba dormida. «O bien estaba despierta, o bien se despertó mientras los padres mantenían relaciones íntimas», señala el auto. Estos hechos podrían tener en encaje, incide el juez, en el delito de exhibicionismo y provocación sexual.

En un segundo grupo de nueve fotografías se observa a la menor desnuda en diferentes actitudes.

Los padres declararon que estas imágenes obedecían a dos finalidades: el control de la evolución médica de la menor y retratar a la niña en gestos «graciosos».

El juez sostiene que las dos finalidades son «difícilmente compatibles». En el caso de que las fotos tuvieran una finalidad médica, concretamente dermatológica, deberían retratar los concretos problemas cutáneos de Nadia, y «no generales del cuerpo desnudo, con escasa resolución e imposibilidad de identificar las dolencias», recalca el juez.

A su vez, insiste, si realmente lo que se pretendía es reflejar la evolución de la enfermedad de la niña, no se entiende porque se circunscriben a un periodo de tiempo concreto. Según el magistrado «todas estas fotografías, en las que la niña suficientes años que había dejado de ser un bebé», su ubicación, contexto y falta de explicaciones razonables, le conducen a tener «serias sospechas» de la comisión de una serie de delitos.

USO DE LOS FONDOS / Los padres montaron la Asociación Nadia Nerea para la Tricotiodistrofia, data del 2009. La investigación arroja que la pareja recaudó casi 1 millón de euros en donativos, de los cuales se han gastado 600.000, ni uno solo en tratar a la hija.

Del estudio de las cuentas se desprende una clara utilización de las mismas para costear la vida de los investigados en conceptos tales como supermercados, grandes centros comerciales, viajes, hoteles, restaurantes o relojes de alta gama.