CENTRO DE FORMACIÓN DE TROPA

Más de un millar de alumnos llegarán en noviembre al Cefot de Cáceres

Está en trámite que se pueda volver a celebrar una jura de bandera en la plaza

Salaya y Sanchez Polo, en el centro, con otros miembros de la corporación local actual y mandos del Cefot.

Salaya y Sanchez Polo, en el centro, con otros miembros de la corporación local actual y mandos del Cefot. / LORENZO CORDERO

J. L. B.

Este miércoles se cumple el treinta aniversario de la donación por el Ayuntamiento de Cáceres, de la primera bandera al Cefot 1 (entonces CIR) como centro de enseñanza. El alcalde, Carlos Sánchez Polo, que hace treinta años fue el precursor de la iniciativa, y miembros de la actual corporación municipal participaron este lunes en un acto que se celebró en las instalaciones de acuartelamiento, que el próximo mes de noviembre recibirá a 1.146 nuevos alumnos.

El de este lunes fue un acto para recordar la relación de las instalaciones militares con la ciudad, hecho puesto de manifiesto en los textos escritos por Sánchez Polo y Salaya en el libro de honor del centro militar. Sánchez Polo deseo que siga unido a la ciudad «para siempre», mientras que Salaya escribió que la mejor noticia es que no haya noticias que pongan en cuestión la continuidad de este centro de formación militar. 

La bandera, de la que ahora se cumplen treinta años desde su entrega, se sustituyó por otra donada en diciembre de 2014 por la Asamblea de Extremadura, la diputación provincial de Cáceres y el ayuntamiento con motivo de los 50 años de la creación del Centro de Instrucción de Reclutas, actual Cefot. El Coronel director del Centro y Comandante Militar de la Provincia de Cáceres, Juan Manuel Martel Gómez, informó a los cargos políticos presentes en el acto del treinta aniversario de la entrega de la bandera de las funciones del centro y su labor en la formación de la escala de tropa del Ejército de Tierra. Resaltó el papel del Cefot «en la enseñanza de formación y la enseñanza de perfeccionamiento», según se precisa en una nota difundida por el centro. 

En los planes de estudio de la enseñanza de formación, el centro se encarga de los alumnos que se convertirán en soldados después de su paso por sus instalaciones con un periodo de formación que se divide en dos semanas de adaptación a la vida militar, ocho semanas de la fase de formación militar general, que concluye con la jura de bandera, y ocho semanas de la fase de formación específica y especialidad fundamental.

El próximo día 21 de octubre se despedirán los 732 alumnos que regresarán del primer ciclo de 2022. Los nuevos alumnos se incorporarán el día 7 de noviembre y se esperan que sean 1146 para cubrir las plazas del segundo ciclo de 2022. Para este ciclo se están realizando los trámites necesarios para poder realizar el solemne acto de Jura de Bandera en la plaza mayor de la capital cacereña.

Con respecto a la enseñanza de perfeccionamiento, el coronel director resalto el papel del centro en su liderazgo en los cursos de Cabo (1800 solicitantes) , Cabo Primero (600 solicitantes) y curso de técnico militar en seguridad y defensa (300 solicitantes) a nivel de todo el Ejército de Tierra. Además de ser el encargado de gestionar todo el proceso para que los cabos y cabos primeros adquieran una relación de servicios de carácter permanente con el ejército.