Los trabajadores de Canal de Isabel II del centro de Cáceres, que aseguran que sufren desde el año 2015 una “total dejadez y discriminación con los empleados del resto de la plantilla de la empresa”, han pedido el cese inmediato del delegado de la compañía en la capital cacereña, José Luis Castaño, por su negativa a dialogar y “deslealtad” en el conflicto laboral que mantienen.

Acusan a José Luis Castaño de "falta de compromiso" y de "probada incompetencia"

Manifiesto

También por “la falta de compromiso con los trabajadores del servicio y su más que comprobada incompetencia para llegar a cualquier tipo de acuerdo por sencillo que este sea, máxime cuando goza de unas condiciones superiores y discriminatorias al resto de trabajadores de Cáceres”.

Este lunes, la plantilla volvió a manifestarse ante la sede de la empresa en Cáceres, “demostrando nuestra total disconformidad con la forma de actuar de la dirección de la empresa y su política discriminatoria con las condiciones de los trabajadores de los centros de trabajo del servicio concesionado de abastecimiento de agua en la ciudad”.

En la concentración se leyó un manifiesto en defensa de las ideas de igualdad entre los trabajadores, pertenecientes a una misma empresa, “bajo el mismo CIF y desarrollando la misma actividad pero discriminando a los empleados en función de donde se presten sus servicios”.

Se hizo entrega de este manifiesto a Castaño, “personalmente y en mano, que lo ha aceptado cortésmente, declinando hacer ninguna declaración. Se le ha propuesto dialogar, pero tampoco ha aceptado el ofrecimiento”.

En dicho manifiesto, los trabajadores expresan su disconformidad con el hecho de que se hayan aplicado criterios de igualdad en la plantilla a la hora de aprobar recortes como: congelación y eliminación de ayudas sociales y seguros de vida, aumento de la jornada laboral sin remuneración y la reducción de permisos y días de libre disposición.

Derechos consolidados

Han eliminado de un plumazo varios derechos que, como trabajadores, teníamos consolidados desde hace mucho tiempo, pero que ahora no tenemos, puesto que para ellos solamente somos de su empresa para los que le conviene”. 

Concentración del pasado lunes a las puertas de la sede en Cáceres. EL PERIÓDICO