"Cada mes viene la policía por los okupas". En estos términos manifiestan los vecinos de la calle Margallo su hartazgo por la existencia de una casa okupa en la calle. De acuerdo al testimonio de los residentes, que han preferido no revelar su identidad por temor a represalias, esta problema se ha extendido a lo largo de los últimos tres años, momento en el que inquilinos ilegales accedieron a una vivienda vacía con propietario desconocido y han aprovechado para desmantelarla y causar molestias entre los vecinos.

La última tuvo lugar este pasado lunes y afectó prácticamente a toda la calle. Según el relato vecinal, estos inquilinos reventaron una tubería que provocó que gran parte de los números se quedara durante horas sin suministro de agua. Hasta el lugar se personaron varias patrullas tras el aviso de los residentes. 

Imagen de la casa Okupa que denuncian los vecinos de Margallo. Lorenzo Cordero

Aseguran que esta es una dinámica habitual que han puesto en conocimiento de la administración sin obtener respuesta hasta el momento. «Se han ido llevando puertas, ventanas, ya solo quedarán las paredes, ponen los candados en la puerta y de vez en cuando vienen, de ahí han sacado hasta muertos, hubo un momento en el que hubo trapicheos», ponen de relieve los vecinos. En este sentido, piden una solución a la situación que genera inquietud en la calle por la sensación de inseguridad y por los problemas que afectan de forma indirecta como el de este pasado lunes. 

La existencia de okupas no es una problemática que se repita en Cáceres de forma habitual. Sí da cuenta la hemeroteca de un antecedente en el año 2021 cuando ocupantes entraron de forma ilegal en una vivienda de la calle Camberos, a unos metros tan solo de Margallo, también en el entorno del casco histórico donde se encuentran multitud de inmuebles abandonados. En este caso, la casa sí contaba con un dueño, que al enterarse de lo ocurrido, entró en su propiedad y les desalojó. De hecho, el desalojo fue grabado en vídeo y circuló durante días por las redes sociales.