El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

INFRAESTRUCTURA AÉREA

La Junta de Extremadura buscará en un radio de 30 kilómetros suelo para el aeródromo de Cáceres

Se ha adjudicado a una empresa especializada un contrato menor para que encuentre localizaciones. En las inmediaciones del casco urbano casi todo el suelo tiene algún tipo de protección ambiental

Nidos de cigüeñas en las inmediaciones del hotel Arenales, en esta zona se había proyectado el aeródromo, pero se descartó por razones ambientales. Silvia Sánchez Fernández

La Cervera, primero, y los Arenales, después, pasarán a la historia como enclaves que durante años se pensaron para la ubicación de un aeródromo. Pero en ambos casos estas localizaciones se han tenido que descartar por razones ambientales. La Cervera por estar dentro de la Zepa de los Llanos. Y los Arenales tras la declaración de impacto ambiental negativa por, entre otras razones, su proximidad con Zepas, la más cercana, precisamente, la del Complejo los Arenales. Ahora la Consejería de Movilidad y Transporte ha adjudicado un contrato menor para que una empresa especializada dé con una localización que sea adecuada, emplazamiento que, en cualquier caso, no deberá estar a más de 30 kilómetros de la ciudad, tomando como límite no el suelo del casco urbano, sino el de los terrenos urbanizables, según los datos precisados este miércoles por la consejería a preguntas de este diario.

El contrato menor se ha adjudicado por un importe de 17.787 euros a la consultora Aertec Solutions, especializada en el sector aeronáutico. El objetivo es la realización de un estudio de viabilidad para la implantación de un aeródromo de uso restringido en el entorno de la ciudad. Por parte de la consejería ya se precisó el pasado mes de febrero que se iba a redactar este plan de viabilidad. Anuncio que se realizó una vez que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) rechazó el recurso presentado por la consejería contra el archivo del expediente del aeródromo en los Arenales en Cáceres tras tener una declaración de impacto ambiental negativa.

Ahora la empresa contratada tendrá que plantear nuevas alternativas para la localización de la infraestructura aérea. Según indicó la consejería, para cada una de las localizaciones que se propongan se tendrá que justificar que haya «una disponibilidad de espacio suficiente para la implantación de las instalaciones aeronáuticas» y para «las características de las operaciones asociadas» al aeródromo, como rutas y alturas de vuelo, periodos en los que los vuelos no son posibles por razones ambientales, la distancia con núcleos edificados y con vías de comunicación, entre otras consideraciones. La adjudicación del contrato menor se realizó el pasado 30 de marzo y el periodo de ejecución es de cuatro meses. 

Para elegir una nueva ubicación para el aeródromo, la consultora tendrá que tener en cuenta que el casco urbano de Cáceres está rodeado por suelo que tiene algún tipo de protección, no solo la que da el Plan General Municipal (PGM) de urbanismo, sino además otras figuras de preservación que son superiores, sobre todo la Zona de Especial Protección de Aves de los Llanos, que ocupa aproximadamente un tercio del término municipal. 

Plano con los tipos de suelos que están en las inmediaciones de la ciudad. EL PERIÓDICO

Si se quiere localizar un enclave para un aeródromo en un suelo que sea no urbanizable, que esté en las inmediaciones del casco urbano y que no tenga ninguna protección, la única bolsa está en el noroeste de la ciudad, detrás de la A-66 y de la reserva de terreno que se hace para ampliar las Capellanías. En esta zona, pero más al sur, están los Arenales, pero su proximidad a Zepas ha llevado a su desestimación definitiva.

Hay otras bolsas de terreno no urbanizable común al oeste y suroeste de la ciudad, pero están demasiado próximas a Aldea Moret el Junquillo y Ceres Golf y están dentro del cinturón de la A-66. 

Dentro de ese radio de treinta kilómetros hay mucho más terreno del término municipal. Hace tres lustros, cuando se proyectó la construcción de un aeropuerto, se llevó la ubicación para la infraestructura aérea a las inmediaciones del río Ayuela, dentro del término municipal, pero mucho más cerca de Aldea del Cano que de Cáceres. Se fue a este sitio porque está entre las dos grandes Zepas que ocupan la mayoría del término municipal, la de la Sierra de San Pedro y la de los Llanos, y lo suficientemente alejado de estos dos espacios protegidos.

En la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la ubicación en los Arenales se daban cinco razones para no colocarlo aquí. La de más peso fue que no se podía descartar la existencia de impactos ambientales significativos sobre la fauna del entorno, en especial sobre las aves, «con importante pérdida de hábitats, molestias y daños», así como un significativo incremento del riesgo de mortalidad por colisiones entre aves y aeronaves, «que no ha sido valorado adecuadamente por el promotor -la Junta-» y que no puede paliarse con las medidas propuestas en el estudio de impacto ambiental, según la declaración. El estudio de impacto ambiental, cuya redacción se adjudicó a la consultora Geprecon, no pasó la declaración ambiental. Otro de los argumentos de la DIA fue que «no se puede garantizar» la protección de las especies que constituyen la conservación de los espacios de la Red Natura en sus periodos más sensibles (celo, reproducción...)

Otro argumento fue que en la declaración se concluyó que no se puede considerar que el estudio de impacto ambiental presentado por la Junta propusiese alternativas reales, concretas y viables (las otras dos alternativas estaban más cerca de Plasencia que de Cáceres) y por tanto no se cumplía con lo exigido en la legislación de evaluación ambiental. La propia dirección general de Sostenibilidad de la Junta consideró que se tenían que haber buscado otros emplazamientos alternativos en las inmediaciones de Cáceres. 

Compartir el artículo

stats