un recorrido por la ley tras la polémica en san blas

¿Es ilegal vivir en un local en Cáceres?

El plan general municipal es la norma que determina el uso que se le da a los edificios de la ciudad. El ayuntamiento investiga si unos inquilinos que provocan altercados en el barrio residen en una nave comercial

Un local en alquiler en Cáceres.

Un local en alquiler en Cáceres. / EL PERIÓDICO

Gema Guerra Benito

Gema Guerra Benito

La polémica suscitada esta semana en San Blas después de que unos vecinos denuncien que unos inquilinos problemáticos residen ilegalmente en un local ha provocado un debate en torno a la legalidad y la vivienda. En España, para que un lugar sea habitable debe contar de forma imprescindible con lo que se conoce como cédula de habitabilidad o licencia de primera ocupación.

Este documento urbanístico es expedido por el Ministerio de Fomento y se solicita en el ayuntamiento y acredita que "el edificio se ha construido conforme a su proyecto de ejecución y que es habitable, es decir, que cumple con los requisitos mínimos de seguridad y habitabilidad", según recoge el Colegio Oficial de Gestores de Extremadura. Este certificado deberá estar acompañado de la escritura, un trámite que realiza un notario, para que conste en el registro de la propiedad.

Aparte de este trámite exigido a todos los ciudadanos, cada ciudad a qué destina los inmuebles que hay con a través de una normativa local. En Cáceres, esos usos están regulados en el Plan General Municipal. La norma cacereña contempla que los inmuebles pueden tener uso residencial (vivienda, residencia comunitaria), industrial (almacén, servicios empresariales), terciario (comercial, oficinas , hotelero, recreativo) y dotacional (administrativo, sanitario, deportivo, docente, religioso, cultural o social, entre otros).

De esta forma, si un edificio no está destinado para un uso residencial, será ilegal residir en él. Cierto es que cada vez es más habitual en Europa que ciudadanos destines locales de un uso determinado a vivienda pero para ello deben primero cambiar el uso y más tarde, obtener la cédula de habitabilidad.

¿Cómo se cambia el uso?

El primer paso para cambiar de uso un local comercial a vivienda pasa porque un arquitecto redacte un estudio de viabilidad y contar con la luz verde de la comunidad de vecinos. A partir de ahí, hay que redactar un proyecto técnico de cambio de uso y pedir autorización al ayuntamiento, que estudiará si es viable. Si hay un 'ok' municipal, habrá que pagar las tasas y empezar las obras. Más tarde, habrá que solicitar la licencia de primera ocupación y la escritura para que se inscriba como vivienda en el Catastro.