bloque cacereño para reivindicar mejoras sanitarias

Ayuntamiento, médicos y vecinos se unen para que la segunda fase del hospital de Cáceres se agilice

Urgen a la Junta a cumplir los plazos y acabar con la «discriminación» que sufre Cáceres. Exigen que el área de salud recupere servicios, contrate más personal y tenga más presupuesto 

El presidente del colegio de médicos, Carlos Arjona, interviene junto al alcalde, Rafael Mateos (izquierda) y el portavoz vecinal, José Antonio Ayuso (derecha).

El presidente del colegio de médicos, Carlos Arjona, interviene junto al alcalde, Rafael Mateos (izquierda) y el portavoz vecinal, José Antonio Ayuso (derecha). / CARLOS GIL

Gema Guerra Benito

Gema Guerra Benito

Cáceres se planta en bloque para exigir que se agilice la segunda fase del hospital Universitario. El ayuntamiento, los vecinos y los sanitarios escenificaron este miércoles una reivindicación común a la Junta de Extremadura para que se cumplan los plazos para que la capital pueda contar con un centro hospitalario al completo tras años de espera. Los representantes de los vecinos y de los médicos mantuvieron un encuentro este miércoles con Rafael Mateos para poner sobre la mesa las necesidades en materia sanitaria de la ciudad. 

La prioridad más urgente, en palabras del propio alcalde, es la que atañe al nuevo hospital. Hasta el momento, tanto ayuntamiento como vecinos y profesionales habían manifestado por separado sus peticiones en relación a este asunto. «Cáceres ha estado discriminada en los últimos años en el ámbito sanitario», lamentó Mateos al tiempo que se comprometió a ser «muy reivindicativo con el Gobierno regional para que la segunda fase sea una realidad cuanto antes». Para ello, puso de manifiesto que ha apremiado a la presidenta de la Junta de Extremadura, María Guardiola, para que la obra vaya más allá de los «números en el papel». 

En este momento, esta segunda fase del Universitario se encuentra en proceso de redacción del proyecto después de que se adjudicara este otoño. Este proceso acumula retrasos porque varias de las aspirantes presentaron alegaciones al quedar excluidas. Una vez que se redacte el proyecto, se podrá sacar a licitación la obra. La previsión que manejaba el Servicio Extremeño de Salud (SES) a principio de año es que saliera a concurso en 2023 o incluso que pudiera estar adjudicada.

Lo cierto es que a mediados de noviembre, la expectativa indica que no se cumplirán los plazos. Una vez que se adjudique los trabajos se prolongarán entre uno y dos años, por lo que si finalmente comienza en 2024, el hospital Universitario de Cáceres estará completo en 2026. La inversión supera los 75 millones de euros y han sido comprometidos por Europa al 99%. 

Aparte de la reivindicación principal del futuro hospital, el decano del Colegio de Médicos, Carlos Arjona, ofreció detalles de otras peticiones para el área de Salud de Cáceres que trasladarán al gobierno regional. Entre ellas, la recuperación de servicios como la unidad de cirugía cardiovascular o la puesta en marcha de la UCI pediátrica, una de las áreas que prevé incorporar el Universitario cuando esté completo. 

También hizo hincapié en la necesidad de incrementar el presupuesto y el personal del área, que según declaró Arjona, se ha mantenido inalterable a pesar de que haya dos hospitales en funcionamiento --San Pedro y la primera fase del Universitario--. «Eso supone que tengamos menos jefes de servicio, menos jefes de sección, menos médicos, menos personal», puso de manifiesto el portavoz de los médicos. La reivindicación sobre el personal ha sido abanderada hasta ahora por los propios sanitarios que desde la apertura del hospital nuevo han protestado en reiteradas ocasiones por la escasez de plantilla.

El futuro del hospital provincial

«Es la actuación urbanística más importante que se va a acometer en la ciudad en los últimos años, no solo por la ubicación sino por la cantidad de metros cuadrados que abarca». En estos términos se refirió el alcalde de Cáceres, Rafael Mateos, este miércoles al proyecto de reforma que está en marcha desde el pasado año para dar un futuro uso al hospital Virgen de la Montaña.  

En cualquier caso, a pesar de que el regidor mostró su apoyo manifiesto a que el edificio histórico vuelva a tener uso tras su cierre coincidiendo con la apertura del hospital universitario, puso sobre la mesa sus dudas este miércoles sobre la compatibilidad de todos los usos que pretende darle la Junta de Extremadura y la Diputación, propietaria del inmueble. En su momento, cuando se anunciaron los detalles del proyecto a finales de año en una rueda de prensa en el palacio provincial, la administración regional, entonces gobernada por el PSOE, concretó que finalmente el espacio se dividiría para que mantuviera un uso sanitario, el único que mantiene en la actualidad con el centro de salud Zona Centro, un uso educativo con la instalación de la Escuela de Arte Dramático --ahora mismo en el casco histórico-- y el conservatorio de música y danza. Por último, también tenía como propósito abrir un auditorio en la planta baja y ampliar la biblioteca dentro del uso cultural. 

En ese sentido, Mateos avanzó en declaraciones a los medios que la actuación «en términos generales es buena», pero insiste en que hay que perfilar cuestiones como la de «compatibilizar el uso sanitario con el uso educativo». «Hay que darle una vuelta», puso de manifiesto. 

Así, señaló que ya ha solicitado una reunión con las Consejería de Sanidad y de Educación y el equipo redactor del informe para abordar este asunto. Mateos prevé que este encuentro se celebre antes de que concluya el año. En enero, el SES aseguró que la obra durará cinco años y costará 38 millones de euros que se sufragarán con fondos europeos. La intención es que se licitara en el primer semestre de 2024. 

TEMAS