EL JURADO LE ADJUDICA LA DIRECCIÓN DE OBRAS POR UNANIMIDAD

El arquitecto navarro Patxi Mangado diseñará el Museo El Madruelo en Cáceres

La propuesta, presentada bajo el lema La música y la tierra, se ha erigido ganadora del concurso de ideas

Albergará la colección Helena Folch-Rusiñol, de instrumentos musicales y cerámicas

El presupuesto total: 13,4 millones de euros

El Colegio de Arquitectos Vasco-Navarro da la enhorabuena a Mangado

La Junta de Extremadura ha hecho público este jueves, después de la deliberación por parte del jurado, que será el estudio de arquitectura Mangado y Asociados S.L. (que lidera el navarro Francisco «Patxi» Mangado Beloqui) el encargado de elaborar el proyecto y la dirección de las obras del museo de la música en el solar del edificio 'El Madruelo' en Cáceres.

La música y la tierra

La propuesta, presentada bajo el lema 'La música y la tierra', se ha erigido ganadora del concurso de ideas para la construcción del museo, que albergará la colección Helena Folch-Rusiñol, de instrumentos musicales y cerámicas, procedentes de la fundación La Fontana, y la ordenación de su entorno.

El presupuesto máximo estimado para la ejecución material de las obras es de 9.028.405 euros, una cantidad que, sumada a los gastos generales, beneficio industrial e IVA actuales asciende a los 13,4 millones de euros. Los honorarios para la redacción del proyecto de ejecución y dirección y coordinación de obras ascienden a 809.039 euros. Los finalistas en el concurso de ideas recibirán 22.500 euros.

El jurado, presidido por la directora general de Bibliotecas, Archivos y Patrimonio Cultura, Adela Rueda Márquez de la Plata, ha entregado por unanimidad el primer puesto a la propuesta ganadora, entre las cinco finalistas. De la propuesta ganadora, el jurado ha destacado “la idea de materialidad del proyecto, que relaciona la música y la cerámica con los rasgos materiales del lugar en el que se ubica; creando un juego de espacios en consonancia con los rincones medievales y renacentistas que definen la ciudad de Cáceres”.

Jardín colgante

El proyecto se organiza en torno a dos circuitos que confluyen en un "jardín colgante" en el exterior, pero dentro del perímetro del edificio. A lo largo de todos los recorridos, la luz natural adquiere un valor especial, “sobre todo en el interior, donde se ubicarán las exposiciones permanentes, tanto la de instrumentos musicales como la de cerámica”.

En lo relativo a la parte del museo que albergará los instrumentos musicales, la propuesta contempla una entrada de luz perimetral por encima del suelo, que se elevará 40 centímetros; mientras que en la exposición de cerámica será iluminada cenitalmente.

La Junta avala que la propuesta ganadora dote al futuro museo “de una identidad arquitectónica propia y unitaria a partir de dos extremos en términos de materialidad, como son la música y la tierra, pero ambos capaces de convertirse en expresión de belleza”.

Medalla de Oro

Mangado fue distinguido en 2022 con la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes. Mangado (Estella, 1957), firma edificios singulares como el Baluarte de Pamplona y el Centro de Cultura e Iglesia en Thiene (Italia).

Nueva etapa para El Madruelo

Nueva etapa para El Madruelo: la única escuela que tuvo el arrabal ‘cede’ terreno 

Fue la primera y única escuela de las gentes del arrabal cacereño (formado por caleros, hortelano, zapateros...). En julio de 2021, el ayuntamiento inició los trámites para ceder los terrenos de El Madruelo, vía mutación demanial. El inmueble (ya demolido), se ubicaba muy cercano al casco histórico de Cáceres, y albergó en su momento el IES Virgen de Guadalupe (que impartía ciclos formativos de FP) hasta que fue desalojado en 2013 por el mal estado las instalaciones. Entonces el ayuntamiento solicitó a la Junta de Extremadura su devolución. Los trabajos de demolición finalizaron en 2022; ahora, el proyecto cultural para dar cabida a un museo del siglo XXI ya es una realidad. Un proyecto que también ha acusado el retraso de los trabajos de demolición del antiguo edificio, hasta que la empresa obtuvo una autorización especial para retirar el amianto de la cubierta del desaparecido inmueble, que fue concebido para 450 alumnos, y diseñado por el reconocido arquitecto municipal Ángel Pérez sobre un terreno que el ayuntamiento compró en 1934 a los herederos de Victoriano Hurtado.