El puente romano de Alcántara, con más de 2.000 años de antigüedad, ha sufrido de nuevo los daños de un camión de gran tonelaje (un tráiler portugués).

Es la segunda fractura más que visible que sufre este monumento extremeño en el mismo pretil en apenas 10 días. «Estamos en shock. No sé ni qué decir», declara la alcaldesa de Alcántara, Mónica Grados, que insta a prohibir la circulación de los vehículos largos porque «es en el viraje donde se producen los accidentes; no hay margen de maniobra». 

Los vecinos de Alcántara ya han criticado en numerosas ocasiones que se permita circular por su preciado monumento (una obra de ingeniería milenaria) a camiones de gran tonelaje y numerosos vehículos. Si bien, la alcaldesa reconoce que «ahora mismo tampoco hay mucha alternativa, porque el municipio necesita el transporte de camiones de más de 3.500 kilos para recibir suministros». Aunque insiste en no permitir circular a los vehículos de gran longitud. 

Los técnicos de Patrimonio de la Junta de Extremadura se trasladaron la semana pasada para comprobar in situ los daños, «pero no nos han trasladado una evaluación previa para poder valorar si estamos ante una situación peligrosa para el puente», lamenta la regidora.

Se trata del puente romano más alto del mundo y el mejor conservado también (58,2 metros sobre el Tajo) y se erigió en el 104 dC. La Junta tramita un viaducto muy próximo que absorberá su tráfico. Supondrá un coste de 18,6 millones y más de dos años de construcción. 

El problema es que los vecinos de Alcántara están cansados de esperar una obra anunciada hace años, y aunque ya se encuentra en proceso de licitación, no ven el momento de que lleguen las máquinas. Mientras tanto, no se respeta la prohibición de paso de camiones de gran tonelaje (más de 20 toneladas) sobre el puente, cuyo peso supone un evidente perjuicio. 

Primer choque

Las obras iniciadas a principios de noviembre para reparar el firme, con el cierre al tráfico de un carril, motivaron el primer accidente, cuando un camión golpeó el pretil original de granito al realizar maniobras para poder pasar. Y a su vez, esta adecuación del firme viene obligada por su mal estado debido al paso de transportes pesados y otros vehículos.