Kiosco

El Periódico Extremadura

«Aquí todo el mundo que entra por la puerta tiene un nombre. Es una tienda muy familiar», comenta

El Corte Inglés de Torrejón el Rubio

Francisco Fernández y Fátima Pérez regentan uno de los comercios más famosos de la localidad cacereña

Francisco Fernández posa detrás de su mostrador.

La historia de El Corte Inglés de Torrejón el Rubio es la del triunfo del comercio de toda la vida en el ámbito rural. El éxito del producto con respecto a la macroproducción. Un ultramarinos que apuesta por la calidad de la materia prima y el buen trato al cliente. Razón por la que ni las grandes cadenas ni la pandemia del coronavirus han logrado cerrar sus puertas. Francisco Fernández ha trabajado casi toda la vida en el comercio de muebles de sus padres (Antonio y Felipa) y ha montando cocinas por toda España. Hace 14 años decidió dar el paso junto a su mujer, Fátima Pérez, de abrir este establecimiento.

«Hasta luego, María», dice el propietario del negocio detrás del mostrador demostrando su cercanía con el cliente. «Es un placer comprar en El Corte Inglés del pueblo», contesta la mujer que sale con dos bolsas llenas de fruta, pescado, yogures, huevos..., mientras que con una sonrisa Fernández atiende a El Periódico.

Desde primera hora de la mañana distribuye y organiza el género en sus estanterías. Miel artesanal de la tierra, pimentón de la Vera, vinos, las mejores carnes, leche, aceite, legumbres, harina, frutos secos, ferretería... Después se instala detrás del mostrador, encima de éste tiene una bella encina en un macetero. El respeto a la tradición es una señal inequívoca del éxito de Paco y Fátima.

También acuden turistas atraídos por los coloridos de los productos extremeños de su escaparate. «Puedo decir orgulloso que todo Torrejón conoce mi tienda como El Corte Inglés. La gente se la tiene más que aprendida. Si te hablan de El Corte Inglés de Torrejón, no hay duda. Es la mía, aunque no hayan entrado nunca», ríe Francisco Fernández a carcajadas.

Miel artesanal de la tierra, pimentón de La Vera y los mejores vinos y aceites están en sus estanterías

decoration

Para Francisco y Fátima lo más importante es que todo lo que llegue a su local «esté cuidado». Ese mismo cariño es el que le pone él y su mujer a la clientela. «Aquí todo el mundo que entra por la puerta tiene un nombre. Es una tienda muy familiar», comenta con esa amabilidad infinita que hace que en su comercio uno se sienta como en casa. 

Compartir el artículo

stats