Con la llegada de noviembre y las últimas lluvias registradas el cromatismo del otoño en la provincia cacereña alcanza su cénit. Con semejantes estampas que regala esta época del año a los extremeños y visitantes, la popular e internacional revista National Geographic ha vuelto a poner en el foco a la región con la selección de los que considera los cinco mejores paisajes del otoño que se puede disfrutar en nuestra tierra. A juicio de la publicación, todas estas estampas las alberga la provincia cacereña. A saber: Montánchez, el Valle del Ambroz (en plena efervescencia de su ‘Otoño Mágico’), el Valle del Jerte, La Vera y también el Parque Nacional de Monfragüe.

Montánchez 

En primer lugar destaca Montánchez, cuyo castañar es un bosque único que en otoño y primavera ofrece todo su esplendor. Adentrarse en las rutas montanchegas dependiendo e la época del año) permite contemplar antiguas construcciones, bosques de robles, cultivos de huertos, vid, olivos e higueras, el empedrado de sus caminos, muros de piedra. Y ser testigo de la panorámica del municipio coronada por su castillo almohade. De hecho, la National Geographic destaca la fortaleza. «Hay que subir para disfrutar de las vistas otoñales a la Sierra de Montánchez. Y atención, porque los atardeceres aquí son antológicos. En la misma ladera del escarpado risco donde se levanta el castillo, está uno de los cementerios más bellos de España». No en vano, fue elegido mejor camposanto de España en 2015 por sus impresionantes vistas.

Panorámica de Montánchez con su castillo al fondo. EDUARDO VILLANUEVA

El Jerte

Del Valle del Jerte la publicación hace la salvedad de que existe más allá de su popular Cerezo en Flor. Desestacionalizar el turismo en el Valle del Jerte no es tarea fácil. A su celebérrimo Cerezo en Flor se le unen sus populares piscinas naturales y gargantas en verano; hay otro espectáculo en el Valle del Jerte que no acapara tanta atención pero que despliega la misma belleza: la Otoñada del Jerte.  «Desde octubre, los mismos cerezos que asombran en flor durante la primavera se atreven con otros colores y matices» y resalta la imponente cascada del Caozo, a medio camino entre Valdastillas y Piornal.

Cascada del Caozo. CEDIDA

Monfragüe

Monfragüe es uno de los paisajes imprescindibles de Extremadura. Un mosaico de naturaleza que regala estampas espectaculares como el Salto del Gitano: un lugar que regala vistas espectaculares en cualquier época del año. En el reino de los buitres negros, a orillas del Tajo, se pueden contemplar las puestas de sol más singulares.

El Ambroz

La publicación califica de «monumental» el otoño en el Valle del Ambroz: «Al viajero le aguardan extensas superficies de bosques donde deleitarse de la explosión de colores y del silencio apenas roto por el sonido de los arroyos y de la fauna silvestre». El ‘Otoño Mágico’ ha regresado este año con una cifra redonda: su 25 aniversario, y con decenas de actividades culturales, deportivas, gastronómicas, de folklore y tradición como protagonistas en los pueblos de la comarca del Ambroz. Una fiesta declarada de Interés Turístico Nacional que se podrá disfrutar hasta el 4 de diciembre.

La Vera

Un espectáculo otoñal con «las laderas de las sierras, pobladas por robles, castaños y fresnos, rompen en una explosión de color maravillosa». Así describe la publicación el otoño en otra zona imprescindible de la provincia cacereña: La Vera.